ciegos en el mercado

El índice de porcentaje alcista o en inglés "Bullish Percent Index" de cada índice bursátil se transforma en una herramienta de análisis técnico extremadamente valiosa para medir señales de compra o venta.

Vamos a ver y en este orden al NYSE, el Nasdaq Composite, el S&P500 y el Nasdaq 100 con sus respectivos Bullish Percent Index (BPI) obviando expresamente al Dow Jones por contar con sólo 30 valores de muy alta capitalización, ya que podría dar una visión equivocada de cómo está el mercado en genera. Sin embargo, no nos vamos a olvidar del Dow enteramente, porque haremos otras aclaraciones para que nos demos cuenta cómo se manipula todo (no la compra-venta sino otras cuestiones más técnicas de los precios que suelen ser incomprensibles para el inversor común).

Gráfico de los índices bursátiles con sus indicadores técnicos

indicadores Bullish Perent Index

Bullish Percent Indexes | Chart courtesy of stockcharts.com

Venimos diciendo que este es un mercado muy difícil, atípico y hay pruebas sobradas de ello. Podemos observar a simple vista que el último rebote no hesita al BPI de ninguno de los índices con más número de cotizadas.

Respecto de cada uno de esos índices, el  BPI  sólo se ha recuperado muy levemente de la última caída, sin corresponderse con el comportamiento del precio de su índice bursátil.

¿Manipulación del mercado?

Son estas las ocasiones donde se suele escuchar ¿cómo es posible que el índice esté subiendo? Pues es posible con pocos valores con más peso que la mayoría, lo que se transforma en la explicación más sencilla. Todo comenzó con el primer índice bursátil de la historia, el Dow Jones...veamos:

Cálculo del Dow Jones

Los valores del Dow Jones  no valen 1 cada uno y ello es así desde octubre de 1928 en el caso del índice más famoso del mundo cuando algunos "genios" introdujeron cambios a la sencilla fórmula con la que se calculaba el precio del índice. Introdujeron un "divisor" que por si fuera poco, fue cambiando a lo largo de la historia muchísimas veces.

Tal divisor comenzó siendo de 16,67 en 1928;  cayó 10,47 al haber un split de 8 de las acciones del índice senior en 1929 dando lugar a una subida artificial del índice en la etapa previa al crash de 1929; etc. Y ya en 1985 era de solo  1,116 para pasar  en 2009 a apenas 0,132.

NO TE LO PIERDAS: "Un reporte gratuito revela... los 5 trucos para descubrir una poderosa señal del mercado para ganar dinero en bolsa como un profesional (al alza o a la baja). Te enseñamos cómo hacerlo correctamente. Suscríbete a Plaza Financiera aquí y descarga el reporte ya mismo".

La distorsión del precio del índice

Si cree que eso favorece el tener una percepción distorsionada del mercado, está absolutamente en lo cierto. La disminución del divisor favorece el ver esos gráficos que suben como la espuma, pero cuidado que hay que contemplar que lo mismo puede suceder a la inversa. Es decir, que se caiga a plomo. Es lo que ha ocurrido en el crash de 1987 por ejemplo, ya que desde 1985 a 1987 hubo unos tejemanejes importantes en el índice que redujeron notablemente el divisor. Así, la subida previa al crash fue muy importante y similar a la subida de 1928-1929.

Se calcula que con la fórmula de 1985 el precio del Dow Jones actual sería de no más de 1.800 puntos.

Y estamos en más de 16.000!

Señales del Bullish Percent Index

Volviendo al BPI, estos indicadores nos dicen cuántos valores están dando una señal de compra. Ello suele tomar un tiempo y no coincide con los mínimos, pero a esta altura del rebote y luego de diez días de "dale que te pego" y nuevos máximos históricos del S&P 500, pues se tendría que haber movido mucho más.

Por ello destacamos irregularidades en los indicadores que algo van a terminar significando en la cotización, pero posiblemente demasiado tarde para que nos permita un beneficio o nos evite un perjuicio.

Unos días más de fuertes subidas podrían cambiar este panorama, de lo contrario comenzará al menos un recorte algo más grande que el último. Veremos.

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.