Neymar Jr. celebra el segundo gol

Neymar Jr. celebra el segundo gol. | Danilo Borges/Portal da Copa

Ha comenzado el Mundial 2014 y lo ha hecho de la mejor forma para Brasil en su debut contra Croacia por 3-1. La presidenta del país anfitrión, Dilma Rousseff, respiraba aliviada en el palco oficial dejando de lado por un momento el clima social que vive el país. Brasil se juega mucho en este mes, y no sólo en lo deportivo sino en lo económico.

Horas antes del partido contra los croatas Rousseff tuvo que volver a defender los costes de organizar la cita más importante del fútbol tras meses de protestas por los cerca de 8.000 millones de euros que Brasil ha gastado para organizar la Copa del Mundo. Es que el saldo de esta aventura pesará mucho en su futuro político inmediato y en la economía del país por muchos años.

La mandataria había hecho hincapié en que las inversiones en estadios, aeropuertos y otras infraestructuras brindarían beneficios al país a largo plazo. "Nosotros hicimos todo esto, por sobre todo, para los brasileños", explicó. Y además añadió que las obras "no se irán en las maletas de los turistas".

Sin embargo, quizás el mayor argumento en defensa de la organización del Mundial esté en los números y no en declaraciones de tono político, que tienen más que ver con las elecciones presidenciales de octubre donde Rousseff buscará la reelección.

El Ministerio de Turismo de Brasil realizó un estudio que asegura que Brasil tendrá ingresos por más de 20.000 millones de euros. ¿De dónde sale esa cifra?

La proyección se realizó en base a los números de la Copa Confederaciones, en la que se cosecharon 6.700 millones de euros. Según el informe, realizado con la Fundación Instituto de Investigación Económica (FIPE), la mitad del dinero obtenido en el torneo de junio de 2013 provino de los gastos de turistas, del Comité Organizador Local y las inversiones privadas y públicas. El resto corresponde al aporte por concepto de bienes y servicios del torneo al Producto Interior Bruto (PIB).

Por otra parte, la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC) publicó un estudio en el que prevé que el Mundial creará alrededor de 47.900 puestos de trabajo en el sector turístico. La estimativa fue realizada por la patronal a partir de un informe de la estatal Embratur, que indica que Brasil recibirá 3,6 millones de turistas durante la competición.

"Para atender ese aumento expresivo en el flujo turístico en los estados que serán sede del Mundial, actividades como servicios de hospedaje, de alimentación, de transporte, agencias de viajes, servicios culturales y recreativos deberán ampliar en 47.900 la oferta de plazas", citó el comunicado de la CNC.

Por estados, San Pablo y Río de Janeiro, que albergarán los partidos de apertura y cierre del Mundial, respectivamente, concentrarán más de la mitad de las oportunidades de empleo derivadas de la realización del torneo, concretamente el 52 por ciento. Minas Gerais creará alrededor del 13,6% de las plazas, mientras que Bahía y Pernambuco el 6,4% y el 6,0%.

El resto se reparte entre los estados que recibirán partidos durante el Mundial. Los datos ofrecidos por la CNC tan sólo tienen en cuenta los empleos formales, contabilizados en el Registro General de Empleos y Desempleos (Caged).

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.