Frutas y verduras, el segundo gasto en la cesta de la compra de los españoles

Frutas y verduras

Frutas y verduras. | Ion

España siempre ha sido un país de huerta. Cada región española, cada comarca tiene como orgullo un determinado producto fruto de sus campos, que hace las delicias de propios y extraños. Tanto es así que la fruta y la verdura son la segunda partida en importancia en gasto en la cesta de la compra de los españoles después de los productos cárnicos al representar el 11,5% del total, algo más de 8.000 millones de euros en 2013.

Así lo puso de manifiesto el experto en Distribución de Nielsen, Roberto Butragueño, en su intervención en el XVI Congreso de Frutas y Hortalizas de AECOC, que se celebra desde este martes en Valencia para radiografiar este sector de vital importancia para la economía española.

Además, la fruta y la verdura forman parte de nuestra cultura y gastronomía y durante los años de crisis algunos productos básicos como la patata o la naranja se han comportado como valor refugio para afrontar las estrecheces económicas y poder llenar la despensa y la nevera de una manera saludable.

En concreto, desde el inicio de la crisis hasta 2013, la fruta y la verdura incrementaron en medio punto porcentual su peso en la compra de los españoles. Incluso durante el pasado año estos productos se convirtieron en los únicos de la categoría de frescos que aumentaron sus ventas; un 5,8% la verdura y un 4,6% la fruta.

En España tradicionalmente estamos a la cabeza de Europa en el consumo de frescos y especialmente de fruta y verdura debido al clima y a la gastronomía. Así, un 67% de los españoles las consume a diario y un 64% hace la compra de estos productos entre dos o tres veces por semana.

De hecho, en nuestro modo de comer siempre ha predominado el consumo de productos frescos frente a los envasados. De ahí que la gran distribución se haya dado cuenta de su carácter estratégico y apueste por desarrollar líneas de venta especializada para poder crecer, ya que en la alimentación envasada les queda poco margen de desarrollo.

Según Roberto Butragueño “se ha producido un trasvase de venta de producto fresco desde el canal especialista a hipermercados y supermercados. En la actualidad un 40% de fruta y verdura se compra en tiendas tradicionales, mientras que el 60% restante se hace en el libre servicio. Las razones de esta apuesta de los grandes distribuidores por los productos frescos está en que fideliza a los consumidores, ya que genera una mayor frecuencia de visitas al establecimiento”.

Además, el mercado español sigue siendo muy tradicional y los productos que funcionaban años atrás siguen reinando en las despensas. La naranja es de lejos la fruta más habitual en las mesas, ya que representan más del 27,5% de lo consumido, seguida por la manzana (10,4%) y el plátano (10,1%).

Algo parecido ocurre con la patata que proporcionalmente tiene el mayor peso entre las verduras y hortalizas consumidas en España al representar el 28,4%, frente al tomate (15,5%) y la cebolla (9,7%). Eso si, la inminente llegada del verano y el calor hará que se dinamice el consumo de estos productos esenciales en la dieta mediterránea más fresca.

Finalmente, Butragueño alertó sobre un posible cambio en el comportamiento del consumo relacionado con el inicio de la recuperación económica. Según Nielsen, las ventas de fruta y verdura registraron una caída del 2,5% y del 0,7%, respectivamente, en el primer trimestre del año, por encima de la protagonizada por otros frescos más cotizados en la cesta de la compra como son las carnes y pescados.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.