La inflación sube una décima en octubre pero sigue en negativo por cuarto mes

Pagar euros

El índice de precios de consumo (IPC) cae un 0,1% en el mes de octubre en tasa interanual. Se trata así del cuarto mes consecutivo con signo negativo. Así lo reflejan los datos adelantados del indicador difundidos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este indicador proporciona un avance del IPC que, en caso de confirmarse, supondría un aumento de una décima en su tasa anual, ya que en el mes de septiembre esta variación fue del -0,2%.

Este incremento se explica, principalmente, por la subida de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, frente a la bajada registrada en 2013.

Los precios de consumo registran en octubre una tasa del 0,5% respecto al mes de septiembre, según el indicador adelantado del IPC.

Por su parte, la variación anual del indicador adelantado del IPC armonizado (IPCA) se sitúa en octubre en el -0,2%. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA aumentaría una décima respecto al mes anterior.

En su caso, la variación mensual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en octubre en el 0,1%. La tasa anual del indicador adelantado del IPCA es del -0,2%.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado proporciona una medida común de la inflación que permite realizar comparaciones internacionales. Se obtiene como resultado de homogeneizar los aspectos metodológicos más importantes de cada uno de los Índices de Precios de Consumo de cada uno de los estados miembros de la Unión Europea (UE) para hacerlos comparables.

El IPCA de cada país cubre las parcelas que superan el uno por mil del total de gastos de la cesta de la compra nacional.

En España, la ponderación de algunas parcelas no se incluye totalmente en el IPCA. Así ocurre con los seguros, para los que sólo se consideran los gastos ligados a las primas netas, o los automóviles, de los cuales se eliminan los gastos correspondientes a ventas entre consumidores. Como resultado de estas exclusiones, la ponderación total eliminada de la estructura del IPC español se sitúa en torno al 2,8%.

Por otro lado, el IPCA cubre los gastos de consumo que realizan todos los hogares dentro del territorio económico de cada Estado Miembro de la UE. La adaptación del IPCA a este criterio, frente al IPC nacional, implica que deben incluirse los gastos de los visitantes extranjeros, así como los que incurren los residentes en hogares colectivos, y excluirse el gasto realizado por los españoles fuera de nuestras fronteras. Como resultado de este cambio de la cobertura de población, la ponderación total añadida respecto a la estructura del IPC español se sitúa en torno al 7%.