Rajoy ante el Financial Times: “España va a seguir en crecimiento económico”

Mariano Rajoy en el Hotel Ritz. | Pool Moncloa

Mariano Rajoy en el Hotel Ritz. | Pool Moncloa

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este martes en una jornada sobre la economía española organizada por el Financial Times, la necesidad de profundizar en las reformas estructurales y en la integración europea para consolidar la recuperación.

Mariano Rajoy ha afirmado que, gracias al proceso de consolidación fiscal y de reformas acometido por su Ejecutivo y a los avances logrados en la Unión Europea, "estamos mejor que en el año 2012 y que en el año 2013 y peor que en el año 2015".

En su intervención en la conferencia "Restaurando la competitividad", organizada por el diario británico Financial Times, el presidente del Gobierno ha señalado que ya no se habla ni de la ruptura del euro ni del rescate de la economía española y que ésta ha corregido buena parte de sus desequilibrios y ahora cuenta con "bases sólidas para el futuro". Lo más importante, ha añadido, es que España lleva creciendo cuatro trimestres consecutivos tras una "larguísima" recesión y que ya se crea empleo neto.

Rajoy ha apuntado que el 30 de septiembre de este año había 356.258 afiliados más a la Seguridad Social que un año antes. Además, la última Encuesta de Población Activa, correspondiente al segundo trimestre de 2014, refleja un aumento de la ocupación en términos interanuales de casi 200.000 personas. En cuanto a los registros del INEM, ha añadido, "ya hay menos personas apuntadas que en diciembre del año 2011".

Retos actuales

Esa mejora en el mercado laboral, ha recalcado Rajoy, "es insuficiente y, por tanto, lo que tenemos que hacer es perseverar y seguir trabajando".

En ese sentido, ha asegurado que España cumplirá con el objetivo de déficit público para este año, fijado en el 5,5% del PIB, y que el Ejecutivo profundizará en las reformas estructurales, con especial hincapié en las relativas a la Administración, la unidad de mercado, la formación de los trabajadores y la bajada de impuestos (tanto en el IRPF como en el de Sociedades).

En el ámbito del proyecto europeo, ha abogado por dar prioridad al mercado único de la energía -con las interconexiones con Francia-, el digital y el de servicios financieros. También ha propuesto dar pasos hacia una mayor integración fiscal y por mejorar las condiciones de liquidez en España y en el conjunto de la Unión Europea.

Previsiones positivas

Para el presidente del Gobierno, si se mantienen las políticas puestas en marcha en los últimos tiempos, "España va a seguir en crecimiento económico"; concretamente, el PIB aumentará un 1,3% este año y un 2% el próximo, según las previsiones del Ejecutivo. Rajoy ha pronosticado que también el sector exterior se mantendrá "en positivo" en 2014 gracias a la mejora de la competitividad.

El consumo interno, ha añadido, "está mejorando y va a continuar así en el futuro", impulsado por la reforma fiscal, "que va a dejar en dos años en manos de los contribuyentes 9.000 millones de euros", y por la mejora del empleo. Además, sólo en el sector privado la inversión extranjera ha subido este año en comparación con el pasado dos puntos del PIB, unos 20.000 millones de euros. En cuanto al empleo, Rajoy ha previsto que 2014 se cierre con una subida del 0,7% y ha asegurado que el próximo año habrá "más empleo neto".

A juicio de Rajoy, "la situación sigue siendo complicada", pero "hemos superado los peores momentos". "España puede decir hoy que ha enfocado con claridad el camino de la recuperación económica y ha sabido mantener los pilares fundamentales del Estado de bienestar", ha manifestado.

En el terreno económico, Rajoy ha reconocido que el paro sigue siendo "nuestra prioridad capital y nuestro objetivo básico". Aunque algunos datos en este ámbito van en la dirección positiva, el camino sigue siendo perseverar en una política económica de conjunto porque no se crea empleo "con un decreto o con una medida". Por lo que se refiere a las dificultades que atraviesan algunos países importantes de la UE, ha admitido que no le gustan los últimos datos económicos que se han conocido porque "el grueso de nuestras relaciones económicas viene del conjunto de Europa".

En relación con el debate sobre la austeridad en la Unión, ha subrayado la importancia de controlar el déficit público, si bien ha elogiado la iniciativa del nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de presentar un plan de inversiones de 300.000 millones de euros: "Ojalá eso se concrete y se haga con rapidez. Pero, insisto, la economía tiene que ser el conjunto de muchas cosas, tener las cuentas públicas saneadas es capital". Por otro lado, se ha mostrado convencido de que el euro es irreversible y ha defendido tanto el modelo de bienestar europeo como el sistema tradicional de partidos.