El IRPF bajará una media del 12,5% y hasta un 31% para rentas por debajo de 18.000

Sáenz de Santamaría y Montoro tras en Consejo de Ministros

Sáenz de Santamaría y Montoro tras en Consejo de Ministros.| Pool Moncloa

El Consejo de Ministros ha tramitado este viernes la reforma fiscal impulsada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y que tiene previsto entrar en vigor el año próximo. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado en rueda de prensa que la rebaja media del IRPF será del 12,5%

La vicepresidente también ha aclarado que aquellos con menores ingresos verán reducido en mayor medida el impuesto. Para el 72% de los contribuyentes que declaran el impuesto, cuyos ingresos son inferiores a los 24.000 euros anuales, la reducción será del 23,5%, ha explicado a forma de ejemplo.

"Ha llegado la hora de bajar impuestos para todos", ha expresado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, quien considera justa la reforma por el "esfuerzo" hecho por todos los españoles.

Entre los objetivos de la reforma, según el Gobierno, figura impulsar el crecimiento económico y creación de empleo; una rebaja de impuestos para todos, especialmente para las rentas medias y bajas; elevar la equidad, beneficiando especialmente a familias y personas con discapacidad; el fomento del ahorro a medio y largo plazo; la mejora de la competitividad de las empresas y un impulso a la lucha contra el fraude.

El texto incluye una amplia reforma del sistema tributario español, a través de los principales impuestos que lo definen y de la Ley General Tributaria, con el fin de diseñar unos impuestos más sencillos y justos. El efecto en la economía será significativo: la reforma fiscal supondrá un aumento del PIB del 0,55% en 2015-2016. Como consecuencia de la bajada de retenciones, veinte millones de contribuyentes contarán cada mes, desde enero de 2015, con más renta disponible.

IRPF

El nuevo IRPF será más simple, moderno y equitativo. El número de tramos se reduce de siete a cinco y se produce una rebaja de la tributación en todos ellos. El tipo mínimo de gravamen pasará del 24,75% al 20% en 2015, y al 19% en 2016, cinco puntos menos que en 2011. El tipo máximo de gravamen pasará del 52% al 47% en 2015, y al 45% en 2016 (el mismo tipo que en 2011).

Con el nuevo IRPF, los contribuyentes que ganan menos de 12.000 euros al año podrán disponer de su salario íntegro a partir del año que viene, ya que dejarán de tributar. En total, 1,6 millones de contribuyentes dejarán de tributar. De ellos, 750.000 ni siquiera tendrán que presentar solicitud de devolución, pues no se les practicará retención.

El nuevo IRPF supondrá una rebaja media del 12,50% para los contribuyentes. La rebaja será aún mayor para los de menores rentas. Así, el 72% de los declarantes, con rentas inferiores a 24.000 euros al año, tendrán una rebaja media del 23,5% y la rebaja llega al 31,06% de media para los que se encuentran por debajo de los 18.000 euros anuales.

La reforma del IRPF implica también un fuerte aumento de los mínimos familiares por hijos, ascendientes y personas con discapacidad a cargo. La mayoría de estos mínimos tendrán un aumento superior al 25%.

Nuevas categorías de beneficios sociales

Como instrumento de apoyo a la familia se crean también tres nuevas deducciones que tendrán el carácter de 'impuestos negativos'. Operarán para familias con hijos dependientes con discapacidad, familias con ascendientes dependientes y familias numerosas (tres o más hijos, o con 2 hijos, uno de los cuales con discapacidad).

En cada uno de los casos podrán percibir 1.200 euros anuales, que se podrán recibir de forma anticipada a razón de 100 euros mensuales. Estos 'impuestos negativos' son acumulables entre sí y al actual, de igual cuantía (100 euros mensuales), que perciben las madres trabajadoras con hijos menores de tres años. La suma de todos los beneficios sociales podría llegar hasta seis mil euros.

Incentivos al ahorro

La tributación del ahorro también se reduce, pero introduciendo progresividad en el tramo superior. La nueva tarifa consta de tres tramos: el primero, hasta seis mil euros, bajará su tributación del 21% al 20% en 2015 y al 19% en 2016; desde 6.000 euros hasta 50.000 euros, el tipo bajará hasta el 22% en 2015 y al 21% en 2016; a partir de 50.000 euros, el tipo de gravamen se situará en el 24% en 2015, y en el 23% en 2016.

La reforma incorpora también nuevos instrumentos para potenciar el ahorro a medio y largo plazo. Pensando en los pequeños y medianos ahorradores, el Gobierno crea un nuevo instrumento que les dará beneficios fiscales y será una alternativa, o incluso un complemento, a los planes de pensiones u otras formas de ahorro.

Así, los nuevos Planes "Ahorro 5" podrán adoptar la forma de cuenta bancaria o seguro, que garanticen la restitución de, al menos del 85% de la inversión. Los rendimientos generados disfrutarán de exención si la inversión se mantiene un mínimo de cinco años.

Impuesto sobre sociedades

El nuevo Impuesto sobre Sociedades incorpora una bajada de tributación y medidas para fomentar la competitividad de las empresas, y simplificación de las deducciones. El objetivo de la reforma del impuesto es, precisamente, mejorar la competitividad de la empresa española y facilitar su crecimiento para la creación de nuevos empleos.

Con el fin de consolidar la aproximación de la fiscalidad de las empresas españolas a las de los países del entorno, el tipo de gravamen general se reducirá desde el 30% hasta el 28% en 2015, y al 25%, en 2016.

En el caso de las Pymes, se mantiene el régimen especial de entidades de reducida dimensión con el tipo del 25% y otros beneficios como la libertad de amortización. Además, se crea una reserva de nivelación para pymes por la que podrán disfrutar de una minoración del 10% de la base imponible con un límite de un millón de euros. La cantidad se compensará con bases imponibles negativas en un plazo de cinco años. El tipo de gravamen para Pymes puede reducirse al 22,5% si se aplica la reserva de nivelación.

Además, se crea una reserva de capitalización empresarial (minoración de otro 10% de la base imponible por el incremento de fondos propios), por la que el tipo de gravamen de la pyme puede reducirse, aún más, hasta el 20,25%.

Emprendedores

La reforma fiscal mantiene el tipo reducido del 15% para las empresas de nueva creación, incluido en la Ley de Emprendedores. El tipo se aplica sobre los primeros trescientos mil euros de base imponible y será del 20% para el exceso de dicho importe durante dos años: el primer ejercicio con base imponible positiva y el siguiente.

El IVA no se toca

La vicepresidenta Sénz de Santamaría ha anunciado que el Gobierno no subirá el IVA, salvo en los productos sanitarios porque así lo exigen las sentencias europeas.

El ministro Montoro ha explicado que el Ejecutivo no va a subir el IVA porque ya lo subió en "un momento hipercrítico de España", en julio de 2012, y esa subida fue suficientemente amplia y nos está permitiendo, en el nuevo escenario económico, recaudar más.

"Los datos de recaudación del IVA son francamente positivos y por lo tanto no vamos a promover nuevas subidas del IVA por entenderlas absolutamente innecesarias e incluso inconvenientes en este momento", ha concluido.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.