Las ejecuciones hipotecarias aumentan un 14% en el segundo trimestre en tasa anual

Casa despedazada, hipoteca. | Fotolia

El número total de ejecuciones hipotecarias iniciadas en el segundo trimestre de 2014 es de 32.960, lo que supone un 1,2% más que el primer trimestre de 2014 y un 14,0% más que en el mismo trimestre de 2013. El 29,1% (9.611) son viviendas habituales en propiedad, un 8,4% más que en el mismo trimestre de 2013.

Así lo reflejan las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicadas este martes. Los datos también muestran que 2.756 viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria iniciada no son residencia habitual de los propietarios, un 1,3% más. Tomando como referencia las viviendas familiares (18.331.400) existentes en España en el segundo trimestre de 2014, el 0,052% iniciaron una ejecución hipotecaria en el periodo de referencia.

En el segundo trimestre de 2014, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentran el 58,1% del total de ejecuciones hipotecarias: el 29,1% del total de ejecuciones hipotecarias son viviendas habituales de personas físicas, el 20,6% corresponde a viviendas de personas jurídicas y el 8,4% otras viviendas de personas físicas.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias de otros inmuebles urbanos (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) suponen el 31,9% del total.

En el segundo trimestre de 2014, las comunidades autónomas con mayor número de ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas son Andalucía (7.703), Cataluña (5.696) y Comunitat Valenciana (5.365). Por su parte, La Rioja (101), Comunidad Foral de Navarra (199) y País Vasco (201) registran el menor número.

En el caso de las viviendas, Cataluña (3.994), Andalucía (3.981) y Comunitat Valenciana (3.342) registran el mayor número de ejecuciones, y La Rioja (61), País Vasco (94) y Comunidad Foral de Navarra (118) los menores.

La ejecución hipotecaria es un procedimiento ejecutivo a través del cual se ordena la venta de un bien inmueble, que estaba gravado con una hipoteca, por incumplimiento del deudor de las obligaciones garantizadas con la hipoteca.

Cabe aclarar que no todas las ejecuciones de hipoteca que se inician terminan con el lanzamiento de sus propietarios y que un procedimiento judicial puede dar lugar a varias certificaciones por ejecución de hipoteca.