La Comisión Europea prevé que España crezca por encima de la media de la UE

Trabajador, obrero, industria

La Comisión Europea prevé que España crezca por encima de la media europea en los próximos años. A pesar de ello, pronostica tasas de paro elevadas, siempre por encima del 22%. En sus previsiones de otoño publicadas este martes la CE considera que España crecerá un 1,2% este año, un 1,7% el próximo y un 2,2% en 2016.

El mismo documento indica un débil crecimiento económico para el resto del año, tanto en la UE como en la zona del euro. Se prevé que el crecimiento del PIB real alcance el 1,3 % en la UE y el 0,8 % en la zona del euro en el conjunto de 2014. En el transcurso de 2015, se espera un lento aumento del crecimiento, del 1,5 % y el 1,1 %, respectivamente, gracias a la mejora de la demanda externa e interna. Para 2016, se prevé una aceleración de la actividad económica, de hasta el 2,0 % y el 1,7 %, respectivamente, impulsada por el fortalecimiento del sector financiero (merced a la evaluación global efectuada por el Banco Central Europeo y los avances hacia la unión bancaria) y por las recientes reformas estructurales, que comienzan a dar fruto.

Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea responsable de la cartera de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, ha manifestado que “la situación económica y en materia de empleo no mejora con la suficiente rapidez”. Por su parte, Pierre Moscovici, Comisario responsable de la cartera de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha considerado que “no existe una respuesta única y simple a los desafíos a que se enfrenta la economía de la UE. Necesitamos actuar en tres frentes: políticas presupuestarias creíbles, ambiciosas reformas estructurales e inversión, que tan necesaria es, tanto en el sector público como en el privado”

En 2014, la banda de oscilación de las tasas de crecimiento de los Estados miembros se prevé que siga siendo amplia, situándose entre el -0,7 % (Croacia) y el 4,6 % (Irlanda). No obstante, se espera una reducción de las diferencias en las tasas de crecimiento a lo largo de los dos próximos años. En 2015 y 2016, se cree que todos los países de la UE registrarán un crecimiento económico positivo. Será también el momento en el que los efectos demorados de las reformas ya aplicadas se dejarán sentir con más fuerza.

La recuperación de la UE es débil, frente a otras economías avanzadas y a anteriores ejemplos de recuperación tras una crisis, aun cuando también en esos ejemplos la recuperación fue lenta y frágil en general. Durante el período de previsión, la demanda interna se verá cada vez más favorecida por la gran flexibilidad de la política monetaria, los progresos en la reducción de la deuda privada y una política presupuestaria neutra en términos generales.

La creación de empleo ha sido moderada y las tasas de desempleo han descendido ligeramente, partiendo de niveles elevados. El crecimiento económico se prevé que cobre impulso gradualmente, por lo que las mejoras más significativas del mercado de trabajo tendrían lugar hacia finales del período de previsión. La tasa de desempleo disminuiría al 9,5 % en la UE y al 10,8 % en la zona del euro en 2016.

La CE considera que "las tendencias positivas en el empleo se intensifiquen" hasta 2016. Según las cifras publicadas las tasas de desempleo en España se situarán en el 24,8% en 2014, el 23,5% en 2015 y 22,2% en 2016.

La tendencia a la baja de la inflación ha proseguido en 2014 en los Estados miembros de la UE, debido a la bajada de los precios de los bienes y a la notable desactivación económica. La inflación se mantendrá a un nivel muy bajo en 2014. A medida que la actividad económica se recupere y suban los salarios, se prevé un aumento de la inflación, al que contribuirá también la reciente depreciación del euro. En la UE, las previsiones de inflación apuntan a un 0,6 % en 2014, un 1,0 % en 2015 y un 1,6 % en 2016. La inflación de la zona del euro, medida por el IPCA (índice de precios de consumo armonizado), se estima que será de un 0,5 % este año y un 0,8 % en 2015, y ascenderá al 1,5 % en 2016.

Se espera que continúe la reducción del déficit de las administraciones públicas. Los ratios déficit/PIB seguirán disminuyendo este año, tanto en la UE como en la zona del euro, aunque más lentamente que en 2013, hasta situarse en el 3,0 % y el 2,6 %, respectivamente. Los déficits públicos seguirían disminuyendo durante los dos próximos años, gracias a la reactivación económica. Se espera que la política presupuestaria sea prácticamente neutral en 2014 y 2015.

En otro orden, se prevé que el próximo año los ratios deuda/PIB de la UE y la zona del euro alcancen un máximo del 88,3 % y el 94,8 %, respectivamente (según la definición del sistema europeo de cuentas 2010).