Conozca los supermercados más baratos y los más caros según el estudio anual de la OCU

Compra en un supermercado

Compra en un supermercado. | OCU

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha presentado los resultados de su estudio anual de supermercados. El objetivo de este estudio, que se realiza desde hace 26 años, es determinar el nivel de precios de los distintos establecimientos comerciales para que los consumidores puedan de forma sencilla comparar precios. Este estudio ha sido posible gracias al apoyo de los socios de OCU. El informe íntegro se publica en la revista OCU-Compra Maestra del mes de octubre.

OCU ha registrado los precios de 1.165 establecimientos de toda España, en 63 ciudades y en internet. Se han elaborado dos cestas de productos básicos de alimentación, higiene y droguería que representan el consumo de una familia tipo, recogiendo y analizando más de 151.000 precios.

La “cesta tipo” está compuesta por 146 productos. Incluye productos frescos (carne, pescado, frutas y verduras), envasados, higiene y droguería. Son productos de marcas líderes en su segmento (excepto para los productos frescos que responden a la misma categoría comercial). Cada producto tiene un peso en la cesta de acuerdo con la encuesta de presupuestos familiares elaborada por el INE. Con esta cesta OCU pretende comparar exactamente los mismos productos en todos los establecimientos.

La “cesta económica” pretende dar información a los consumidores que eligen los productos más baratos con independencia de la marca. En la mayoría de establecimientos suelen coincidir con la marca de distribuidor o marca blanca. Esta cesta está compuesta por 79 productos de gran consumo, definidos por su contenido, formato y volumen (por ejemplo un litro de aceite virgen extra) pero no por su marca. Con esta cesta OCU pretende mostrar a los consumidores la tendencia del establecimiento a tener precios baratos.

Este año el establecimiento más barato de España es el hipermercado Alcampo de Vigo. Se da la circunstancia de que por primera vez un establecimiento perteneciente a una cadena nacional ocupa esta posición de privilegio. Le siguen varios supermercados Dani de Granada y Jaén, que ocuparon la primera posición el año pasado. Los establecimientos más caros son los supermercados Sánchez Romero en Madrid, seguido de un Covirán de Pamplona y el supermercado El Corte Inglés de Santa Cruz de Tenerife.

Por cadenas, supermercados Dani es la cadena más barata en la cesta tipo. Le sigue Alcampo y Familia. Las cadenas más caras son Hiperdirect, Tu Despensa y especialmente Sánchez Romero.

Por ciudades, las más baratas para la cesta de productos de marca son Córdoba, Murcia, Vigo, el Corredor del Henares en Madrid, la Coruña y Orense. Las más caras en 2014 son todas las ciudades vascas menos San Sebastián, además de Pamplona y Barcelona.

La principal conclusión del estudio de OCU es que es posible ahorrar una media de 929,54 € en la cesta de la compra. El ahorro ha aumentado un 11,2% debido a las políticas de rebaja de precios emprendidas por algunos distribuidores, que ya eran baratos. Este año lo son aún más.

En Madrid esta cifra alcanza 3.322,82 € al año, el máximo a nivel nacional. Esto supone un 61% del gasto anual. Este ahorro significa que una familia podría comprar con el mismo presupuesto anual en el establecimiento más barato hasta agosto del año siguiente.

A continuación le siguen Vigo, con 1.647,91 €, Pamplona 1.581,85, Santa Cruz de Tenerife 1.373,89 €, internet 1.368,14 € y Barcelona con 1.311,06 €. Por el contrario, las ciudades donde menos se puede ahorrar son Ciudad Real, con 331,12 € , Vitoria con 382, 15 € y Lugo con 409,85 €.

En 2014 la variación de los precios ha sido dispar en función de si se trata de productos de marca de fabricante o de marca blanca. Los productos de marca de fabricante han bajado sus precios un 2,1% de media. Esta bajada de precios es la respuesta de los distribuidores a la grave crisis económica en el seno de las familias que han visto un año más reducidos sus ingresos y su gasto en alimentación. Por el contrario la mayoría de las cadenas ha optado por subidas en los productos de la cesta económica compuesta fundamentalmente por marcas blancas. De esta forma las empresas han subido los precios de los productos que los consumidores consideran más baratos.