ACS se adjudica la construcción y gestión de un gasoducto de 1.000 kilómetros en Perú

Gasoducto construido en Portugal

Gasoducto construido en Portugal. | ACS

El consorcio formado por Enagás y la brasileña Odebrecht ha resultado adjudicatario del proyecto del Gasoducto del Sur Peruano, licitado por el Gobierno de Perú. Se trata de la construcción y posterior operación y mantenimiento de un gasoducto de 1.000 km de longitud, clave para la seguridad de suministro de Perú. El plazo previsto para su puesta en operación comercial es de 56 meses y la concesión es por 34 años.

El recorrido del gasoducto irá desde la zona de la selva peruana hasta la costa del país, y comprende el reforzamiento del sistema de transporte de gas natural y líquidos existente, impactando directamente en el desarrollo de las regiones de Cuzco, Arequipa, Moquegua, Puno, Apurímac y Tacna. Según la empresa se generarán alrededor de 7.000 puestos de trabajo en la etapa de construcción.

Esta operación está en línea con los criterios establecidos en la Actualización Estratégica 2013-2015 de Enagás y encaja con el core business de la compañía y con los objetivos de rentabilidad y endeudamiento establecidos. ACS participa en el consorcio en un 25%, mientras que el 75% restante corresponde al socio brasileño.

Durante la construcción, Enagás invertirá en este proyecto en torno a 180 millones de euros. La financiación del proyecto será tipo Project Finance. Los contratos take or pay de la infraestructura permiten garantizar la estabilidad de los ingresos.

Odebrecht es una compañía brasileña, presente en Perú desde hace 35 años, líder en la construcción de importantes proyectos en el sector de las infraestructuras. Para Enagás, es un socio estratégico que ofrece capacidades complementarias a las de la compañía.

En el consorcio, Odebrecht aportará las capacidades técnicas constructivas necesarias en un país como Perú. Mientras que Enagás, como operador calificado, aportará su extenso conocimiento y experiencia en la operación y mantenimiento de un sistema gasista complejo como es el caso del español, que tiene 11.000 km de gasoductos, cinco plantas de regasificación y tres almacenamientos estratégicos.

Con esta adjudicación, Enagás consolida su posicionamiento en Perú como operador estratégico y refuerza su compromiso a largo plazo con el país. La compañía apoyará el desarrollo de aquellos proyectos que contribuyan a reforzar la seguridad de suministro energético en países en crecimiento y estables en materia de regulación como Perú, según ha expresado la compañía.

La compañía está presente en Perú desde marzo de este año, cuando cerró la adquisición del 22,38% de Transportadora de Gas del Perú (TgP) a Hunt y Repsol. Entonces, Enagás también alcanzó un acuerdo para vender el 2,38% de TgP a Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB) y adquirir el 30% de la Compañía Operadora de Gas del Amazonas (Coga).

En el ámbito latinoamericano la compañía también está presente en México y Chile. En México posee un 40% de la planta de regasificación TLA Altamira y participa en el desarrollo de gasoductos y estaciones de compresión. En Chile, es el accionista mayoritario de la terminal GNL Quintero.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.