El “banco malo” adjudica a la inmobiliaria de Sabadell la gestión de 33.000 inmuebles

Pisos en venta

 

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocida como “banco malo”, ha adjudicado a Solvia -inmobiliaria de Banco de Sabadell- mediante un proceso competitivo la gestión de una cartera formada por 42.900 activos, de los que 33.000 son inmuebles. El acuerdo entrará en vigor en enero de 2015 y tendrá una duración de siete años.

La adjudicación anunciada por la sociedad este lunes se refiere a la primera de las carteras que Sareb otorgará dentro del Proyecto Ibero, lanzado hace unos meses, para elegir a los gestores que se harán cargo de la gestión del balance de Sareb a partir del 31 de diciembre de 2014, fecha en la que vencen los contratos suscritos con las nueve entidades que generaron el balance de la compañía.

La cartera adjudicada a la inmobiliaria del Banco Sabadell está formada por inmuebles procedentes de Bankia, así como préstamos e inmuebles adquiridos a Banco Gallego y Banco Ceiss. Los activos fueron valorados en el momento de la transmisión a Sareb, según la metodología establecida por el Banco de España, en unos 7.000 millones de euros, y están localizados fundamentalmente en Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla-Leon y Galicia.

Al seleccionar la propuesta de Solvia, Sareb ha tenido en cuenta un amplio número de criterios relacionados fundamentalmente con su operativa de negocio y su capacidad tecnológica. Según informó la propia Sareb, han valorado especialmente la experiencia que acumula la empresa en migraciones de carteras vinculadas al sector inmobiliario, lo que garantiza que la planificación y la ejecución de la migración de los activos de Sareb se realizarán de manera óptima.

También se ha tenido en cuenta su desempeño como gestor de activos de Sareb, dado que Solvia tiene en la actualidad bajo su responsabilidad la gestión y comercialización de la cartera procedente de Banco Gallego. Otros de los aspectos que han pesado en la elección de Solvia han sido la calidad de su plataforma tecnológica, la dotación de los equipos dedicados a este proyecto, su capacidad de penetración geográfica y sus planes de comercialización.

El consejero delegado del “banco malo”, Jaime Echegoyen, ha destacado "el gran interés que ha despertado el concurso, lo que ha permitido mantener una alta competencia en todas sus fases".

La cartera adjudicada a Solvia cuenta con alto peso de activos inmobiliarios. De los casi 43.000 activos que la conforman, más de 33.000 son inmuebles, en tanto que el resto son préstamos y créditos con algún tipo de garantía inmobiliaria. La distribución geográfica de los inmuebles está concentrada en Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid, áreas de influencia de Bankia, la mayor de las contribuyentes a esta cartera.

En lo que se refiere a los activos financieros, el lote adjudicado a Solvia cuenta con préstamos y créditos procedentes de Banco Ceiss y Banco Gallego, lo que se refleja en una distribución geográfica algo diferente, concentrada en Castilla-León, Galicia y Madrid.