Portugal anuncia el rescate del Banco Espírito Santo por 4.900 millones de euros

Sede del Banco Espírito Santo en Lisboa

Sede del Banco Espírito Santo en Lisboa. | BES

El Consejo de Administración del Banco de Portugal decidió aplicar al Banco Espírito Santo una medida de la resolución. "La mayor parte de la actividad y los activos del banco se transfiere inmediata y definitivamente al Novo Banco, debidamente capitalizado y se purga de activos en problemas. Los depósitos están completamente preservados, así como todos los bonos no subordinados", ha explicado el banco central luso en un comunicado este domingo.

El banco funcionará como Novo Banco desde este mismo lunes. El método de rescate ha sido novedoso. En la segregación, los activos problemáticos quedan en una entidad propiedad de los accionistas. El resto del negocio, se lo queda el Estado a través de un fondo similar al Frob. El costo total del salvataje será de 4.900 millones de euros.

Como el Fondo no tiene recursos suficientes pedirá prestado a la Unión Europea. La idea es que una vez que el banco se venda utilizar ese dinero para devolver el préstamo.

Según las autoridades portuguesas los clientes pueden realizar todas las operaciones con normalidad y sin molestias. El contenido de las relaciones contractuales con clientes se mantiene sin cambios.

En consonancia con las normas de la UE, la capitalización del nuevo banco está asegurada por el Fondo. Sin embargo, el Banco de Portugal insistió en dejar en claro que "esta operación implica ningún coste para el erario público".

El 30 de julio el Banco Espírito Santo anunció pérdidas que superaron con creces las estimaciones previas. Esto puso a la entidad en una situación de incumplimiento de los ratios de solvencia mínimos vigentes.

Además, empeoró la percepción pública del Banco Espírito Santo lo demuestra el desplome de sus acciones en bolsa, situación perjudicial para la confianza de los depositantes. Esta percepción negativa del público llevó a la suspensión de las operaciones en la tarde del viernes 1 de agosto en el riesgo de infectar a la relación la percepción de otras instituciones del sistema bancario portugués.

En este marco, los "problemas de continuidad de Banco Espírito Santo, dada la importancia de la institución en todo el sistema bancario y la financiación de la economía, eran un peligro para la estabilidad del sistema de pagos y del sistema financiero nacional", explicó el Banco de Portugal.

Con la aplicación de una medida de resolución del Banco Espírito Santo quiere instrumentar una separación entre activos problemas problemáticos que quedarán en mano de los accionistas, quienes al fin y al cabo, parece que serán quienes carguen con las pérdidas.

Los activos y pasivos restantes se integran en el Novo Banco, sin impacto a sus clientes, empleados o proveedores.

Esta operación no supone costes para el erario público. El capital del Novo Banco es de está íntegramente suscrito por el Fondo de la Resolución, cuyos fondos provienen del pago de las contribuciones de las instituciones que participan en el Fondo y la contribución del sector bancario.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.