Santander disuelve su consejo asesor internacional para prescindir de Rato

Rodrigo Rato en la salida a bolsa de la entidad bancaria. | Bankia

Rodrigo Rato en la salida a bolsa de la entidad bancaria. | Bankia

Ana Patricia Botín no quería que Rodrigo Rato tuviese relación alguna con el Banco Santander tras el escándalo de las tarjetas opacas. Sin embargo, el ex ministro del Gobierno y ex presidente de Bankia no tenía en mente renunciar a su puesto en el Consejo Asesor Internacional de la entidad bancaria. ¿Qué ha hecho Botín entonces? Ha disuelto el órgano asesor. Elegante salida, y sobre todo, efectiva.

El banco ha presentado la salida de Rato como una modificación general en el área de asesoría internacional. De hecho, ha justificado la supresión del consejo con razones técnicas como la necesidad de rediseñar el área por los cambios “en la situación global”, “la revolución digital” o las “tendencias”.

También adujeron las nuevas exigencias propias de la regulación del sector bancario, los nuevos desafíos y las oportunidades de negocio. Pero a nadie se le escapa el motivo verdadero.

La situación incómoda de tener a Rato en nómina ha desencadenado que Ana Botín pise el acelerador con respecto a la reforma de un órgano que ya tenía en mente. Ella quería reemplazar a los integrantes veteranos convocados por su padre. Pero debió actuar con más celeridad y profundidad de lo que había planeado.

El consejo asesor internacional era el lugar donde Emilio Botín colocaba amigos y ex consejeros del banco. Contaba con 12 integrantes y era presidido por Antonino Fernández, ex presidente del grupo Modelo en México. Los asesores internacionales del Santander disfrutaban de una remuneración en torno a los 200.000 euros anuales. Su obligación era reunirse dos veces por año.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.