Santander gana 2.756 millones en el primer semestre y aumenta su beneficio en un 22%

Javier Marín y Emilio Botín

Javier Marín y Emilio Botín. | Santander

Banco Santander ha cerrado el primer semestre de 2014 con un beneficio atribuido de 2.756 millones de euros, lo que supone un aumento del 22% con respecto al mismo semestre del año pasado. El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha señalado que “la evolución del primer semestre de 2014 confirma que Banco Santander ha retomado la senda de la recuperación de los resultados previos a la crisis, para lo que ha sido determinante la diversificación geográfica del Grupo”.

De esta forma los resultados superan las previsiones del consenso recopiladas por Bloomberg, que se situaban en 2.553 millones. Es decir, vaticinaban un aumento del 13.2%.

El beneficio del segundo trimestre se ha situado en 1.453 millones. Es el importe más elevado de los últimos dos años. La mejora del beneficio es consecuencia del aumento de los ingresos, en tanto que los costes se mantienen prácticamente planos y descienden las provisiones para insolvencias. Y ello, al tiempo que crece el negocio, tanto en créditos como en recursos de clientes, con descenso de la tasa de mora, tras siete años de continuadas subidas, aumento de la tasa de cobertura y elevados ratios de solvencia y liquidez.

El resultado del trimestre se produce aún en un contexto de incipiente recuperación y tipos de interés muy bajos en monedas claves para el Grupo, como el euro, la libra o el dólar. La depreciación de las principales monedas de Latinoamérica y del dólar se ha atenuado en el segundo trimestre de este año, pero aún están lejos de los tipos de cambio del primer semestre del año pasado. De hecho, el beneficio del primer semestre de este año hubiera crecido un 40%, en lugar del 22%, si se hubieran mantenido estables las divisas con respecto al mismo período del año pasado.

La mejoría de la cuenta de resultados arranca con un aumento del margen de intereses del 5% con respecto al trimestre anterior. La cifra asciende a 7.370 millones, lo que supone el importe trimestral más elevado desde hace siete trimestres. Esto permite que los ingresos básicos (margen de intereses y los ingresos por comisiones) de Santander del primer semestre de 2014 alcancen 19.095 millones de euros, un 2% menos, o un 7% más si eliminamos el efecto de tipo de cambio.

Los costes alcanzaron 4.906 millones de euros en el segundo trimestre, importe muy similar al de los tres meses anteriores. En el semestre suman 9.753 millones, lo que supone un descenso del 4%.

La evolución de los ingresos y los gastos permite que el margen neto (el resultado de explotación recurrente) alcance 5.582 millones de euros en el segundo trimestre, con un aumento del 6% con respecto al primero. El margen neto del semestre se sitúa en 10.858 millones, con descenso del 5% con respecto al mismo periodo de 2013, (+5% si eliminamos el impacto de las divisas).

Este comportamiento de los ingresos y los costes posibilita una mejora en el ratio de eficiencia. En el ejercicio de 2013, los costes representaban el 48,0% de los ingresos y a cierre del primer semestre pesan siete décimas menos, un 47,3%.

Las dotaciones para insolvencias, la otra partida que más resta de los resultados, se situaron en 2.638 millones de euros, el importe más bajo de los últimos 10 trimestres, lo que supone un descenso del 2% con respecto al trimestre anterior. En el semestre las dotaciones caen un 18% (-11% sin efecto tipo de cambio), hasta 5.333 millones.

El 45% del beneficio tiene su origen en economías en desarrollo (Latinoamérica y Polonia) y el resto, en maduras. Por países, la mayor aportación corresponde a Reino Unido, con un 20%; le sigue Brasil, con un 19%; España (13%); Estados Unidos (9%), y México (8%), Chile (7%), Polonia (6%) y Alemania (5%).

Banco Santander cerró junio con unos activos totales de 1.188.043 millones de euros, lo que supone un 2% más que el primer trimestre y un 4% menos con respecto al año anterior. Tiene una cartera de créditos que equivale a un 114% de los depósitos, un ratio de liquidez muy confortable, ya que antes de la crisis estaba en el 150%.

A cierre del primer semestre, la cartera de créditos ascendía a 734.363 millones de euros, un 3% más que en diciembre de 2013. Es decir, en el primer semestre el Grupo Santander ha incrementado su inversión crediticia en 22.924 millones de euros.

Por el lado de los recursos, el conjunto de los depósitos y fondos de inversión suma 737.500 millones, con un crecimiento del 4%, equivalente a la captación de 25.696 millones de euros. Los depósitos alcanzan 617.761 millones y los fondos de inversión 119.739 millones, con crecimientos en el semestre en ambas partidas, de un 2% y un 15%, respectivamente.

Las cuentas corrientes, que acaparan más de la mitad de dichos depósitos, presentan una evolución positiva en los diez mercados claves del Grupo. El saldo de las cuentas corrientes asciende a 323.728 millones de euros a finales de junio, con un crecimiento del 6% con respecto al cierre de diciembre pasado.

La tasa de mora del Grupo se sitúa en el 5,45%, con un descenso de siete centésimas sobre el trimestre anterior, que confirma la caída que se produjo en el primer trimestre, algo que no sucedía desde que estallara la crisis financiera internacional en agosto de 2007. Simultáneamente, la tasa de cobertura de esta mora con provisiones mejora en un punto porcentual, hasta el 67%.

Por lo que se refiere a los ratios de capital, los fondos propios de Banco Santander se situaron a finales de junio en 87.035 millones de euros, 3.833 millones más que a cierre del primer semestre de 2013. El ratio de capital del Banco se sitúa en el 12,1%, con un core capital (CET1) del 10,9%.

Banco Santander tiene una capitalización bursátil de alrededor de 90.000 millones de euros, lo que le sitúa como primer banco de la zona euro y décimo del mundo. El capital de Santander está en manos de 3.279.897 accionistas.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.