Los independentistas celebran el triunfo del 9-N y el Gobierno habla de “farsa”

Los organizadores consideran satisfactoria la participación. │Sergi Vázquez Anguela (CC BY-NC-ND 2.0)

Los organizadores consideran satisfactoria la participación. │Sergi Vázquez Anguela (CC BY-NC-ND 2.0)

Ha sido la opción independentista la que se ha impuesto de manera más que abrumadora en la consulta alternativa del 9-N que tuvo lugar este domingo en Cataluña. Han participado más de dos millones de ciudadanos de las cuatro provincias catalanas. Así surge de los datos provisionales proporcionados por los organizadores.

Cerca de cinco millones y medio de ciudadanos mayores de 16 años estaban habilitados para votar y dar su opinión sobre el futuro de Cataluña, en unos comicios no vinculantes que fueron calificados como una “farsa” desde Madrid. Según ha dicho, con esta consulta, se ha dado "un paso adelante para poder decidir en algún momento con total libertad el futuro de nuestro país. Así queremos hacerlo de manera definitiva".

Con el 88,4% de los votos contabilizados un 80,7% de los votantes habían emitido su sufragio ha favor de la independencia lisa y llanamente. Un 10,5% han elegido que Cataluña se convierta en un estado pero dentro de España. Sólo un 4,5% se opone a la independencia.

Los organizadores del 9-N aseguran que al acabar el recuento de votos, la participación estará en torno a los 2,2 millones de personas.

Al finalizar los comicios el presidente de Cataluña, Artur Mas, ha calificado la jornada como un "éxito total". Además, ha asegurado que los "más de dos millones de personas" que se acercaron a una urna para expresar su parecer han dado "una lección de democracia en mayúsculas". "Cataluña quiere gobernarse a sí misma", ha dicho.
Además ha aclarado que el proceso soberanista no va "en contra de España ni en contra de nadie".

Por su parte, el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, ha calificado de "extraordinaria" la jornada de votación y ha considerado que los resultados "han desbordado las expectativas".

Quien también hadado su parecer ante la prensa ha sido el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se tratado de una jornada de "propaganda política". Además, ha añadido que la consulta "no tiene ningún tipo de validez democrática". El ministro también le dedica unas palabras a Mas, a quien acusa de organizar la consulta alternativa pata “ocultar su fracaso” por no poder llevar adelante la consulta original, paralizada por el Tribunal Constitucional por indicacióndel Gobierno.

Desde el Gobierno central, en lugar de valorar los comicios han preferido destacar la relación el número de personas habilitadas para votar y la participación efectiva que haya habido. Sostienen que la mayoría de los catalanes, dos tercios, no han querido ser parte de una “farsa”.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.