El Rey Felipe pide en la ONU apoyo a la candidatura española al Consejo de Seguridad

Felipe durante su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas

Felipe durante su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas. | Casa Real / Borja Fotógrafos

El Rey Felipe VI ha participado este miércoles de la Ceremonia de Apertura del Debate General del 69º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que intervino como orador.

Ha sido la primera ocasión en que Felipe se dirige como Rey ante el Plenario de las Naciones Unidas. Como Príncipe de Asturias habló en 2000 ante el Plenario de la ONU en la apertura del Año Internacional del Voluntariado.

El Rey realizó una intervención muy en clave nacional a pesar de haber recorrido varios continentes con su discurso. El primer objetivo era claro y obvio, pedir el apoyo para que España ocupe una silla como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad. El segundo, defender la integridad de los Estados.

El Rey pidió la confianza de los miembros de la Asamblea General para la candidatura de España al Consejo de Seguridad y puso en valor la aportación del país. "España ha demostrado siempre su apoyo incondicional al Sistema de NNUU", expresó. "Con esa vocación, España está dando un paso más adelante como candidata a un puesto no permanente del Consejo de Seguridad para el bienio 2015-2016. Nuestra candidatura se inscribe en un compromiso sólido de servir más y mejor a la comunidad internacional", remató.

Y en época de referéndums y consultas independentistas no podía dejar pasar la oportunidad de referirse elípticamente al tema. Así destacó lo que según él son "los principios que -en esta Asamblea- todos reconocemos". Y al enumerar esos "principios", junto a la soberanía nacional y la independencia, resaltó la "integridad de los Estados". Para que a nadie le queden dudas.

El monarca dedicó un párrafo a cómo se deben encarar los conflictos internacionales. "Vivimos tiempos marcados por la proliferación de conflictos; algunos de ellos especialmente devastadores y con efectos indiscriminados sobre población civil", describió. "Nuestro objetivo primordial ha de ser prevenir las guerras; y cuando no lo consigamos, entonces proteger y asistir a los inocentes y damnificados. No debemos nunca cejar en nuestro empeño de resolverlas mediante la diplomacia y todos los instrumentos que otorga la propia Carta de Naciones Unidas", añadió siempre con la mira puesta en el Consejo de Seguridad.

Felipe finalizó su intervención asegurando que “la Comunidad Internacional, representada hoy en esta Asamblea General, podrá seguir contando con el apoyo y la participación activa de España en la defensa irrenunciable de los valores e intereses de una Humanidad en paz, cada vez más próspera y más justa; de unas NNUU no solo más fuertes sino, además -y sobre todo-, de unas naciones más unidas: Más unidas contra el fanatismo, la intolerancia y la barbarie. Más unidas para luchar contra la pobreza, la miseria y la marginación. Más unidas para que la educación y la sanidad alcancen a todos".