El Gobierno aprueba un plan de empleo donde el 60% del dinero de las CCAA depende de objetivos

Guindos, Sáenz de Santamaría y Báñez

Guindos, Sáenz de Santamaría y Báñez. | Pool Moncloa

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un plan de activación del empleo y la distribución de más de 1.200 millones de euros a las comunidades autónomas para políticas activas. De esos fondos el 60% estará condicionado a los objetivos.

El compromiso del Gobierno es incorporar al mercado de trabajo a los colectivos más vulnerables: parados de larga duración, mayores de 55 años, jóvenes y personas menos cualificadas.

"Hemos aprobado medidas para cumplir el objetivo principal del Gobierno que es la creación de empleo, a partir de situaciones que permitan viabilidad de las empresas que son generadoras de empleo", ha asegura de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El plan orientará las políticas en función de los resultados, de tal manera que la evaluación de los resultados condicionará la distribución de fondos de ejercicios posteriores. "Ningún país de nuestro entorno, ni siquiera Alemania, vincula después de la evaluación los fondos del año siguiente a resultados. España lo está haciendo progresivamente y lo va a hacer intensivamente a partir del año próximo", ha dicho la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

La estrategia, a su juicio, además de mejorar la empleabilidad optimizará la calidad de la formación para el empleo, vinculará políticas activas y pasivas e impulsará el emprendimiento. También cuenta con objetivos a largo plazo, entre los que ha resaltado la atención especializada a cada desempleado y la modernización de los servicios públicos de empleo.

Por otra parte, el Ejecutivo ha acordado la distribución de 1.251 millones de euros a las comunidades autónomas que tienen competencias para ejecutar políticas activas de empleo. Fátima Báñez ha informado que el año que viene el 60% de los fondos se asignará en función de los objetivos.