Más de un millón y medio de personas fabula haber votado a Podemos

Pablo Iglesias, líder de Podemos

Pablo Iglesias. | Podemos

Esta semana el CIS hizo públicos los resultados de su encuesta postelectoral de las europeas de mayo. El trabajo de campo se hizo inmediatamente después de las elecciones y en la primera quincena de junio, esto es relevante. Muestra un electorado convulsionado y presagia que se van a precipitar cambios en los apoyos sociales a los partidos. La encuesta no incluye la intención de voto pero aporta otros datos fundamentales.

El recuerdo de voto (la respuesta de los entrevistados a la pregunta sobre qué  partido votaron) de las elecciones europeas de mayo es sorprendente: el trabajo de campo de CIS clava los datos del PP, PSOE, IU y UPD, que se ajustan al voto que cada uno obtuvo, en porcentaje sobre censo, con márgenes de error insignificantes. Pero con Podemos ocurre algo sin precedentes: en apenas quince días quienes recuerdan haberlo votado pasaron del 3,6% (sobre censo electoral) que realmente lo votó al 8,0%, es decir, el 4,4% fabuló haberlo votado. Estos datos equivalen a 1,25 y 1,52 millones de votos, respectivamente, o sea, en junio, 2,7 millones de votantes “recordaban” haber votado a Podemos. Sin duda, esto es una intención de voto encubierta.

RECUERDO DE VOTO EN LAS ELECCIONES EUROPEAS DE MAYO-14
Resultado elecciones (% sobre censo) Recuerdo de voto          (% muestra) (Junio-14)
PP 11,7 11,6
PSOE 10,4 11,6
IU 4,5 5,6
Podemos 3,6 8,0
UPD 2,9 3,0
Fuente: CIS

 

Este recuerdo de voto, o esta “nueva intención de voto” a Podemos, expresada de esta forma indirecta, procede de todos los partidos, pero especialmente del PSOE, de su voto en 2011 y de la gran bolsa de abstención que se dejó en esas elecciones (unos tres millones de votos) y de IU, pero se extiende hasta el PP:

Procedencia del “Recuerdo de voto” de Podemos (estimación) en junio 14,según voto en las elecciones generales de Noviembre/2011.
PSOE 875.000
IU 575.000
Gran bolsa de abstención del PSOE en las elecciones de 2011 (3 millones de votos en total) 670.000
PP (votantes del PP que no tienen intención de volver a votarlo desde 2012) 230.000
UPD 70.000
Compromís-Equo 80.000
Otros 150.000
Nuevos votantes 50.000
Fuente: ESTUDIOS DE SOCIOLOGÍA a partir de datos del CIS

 

Ocupacional y generacionalmente suma dos sectores que se han definido durante la crisis: las generaciones bloqueadas (de 18 a 35 años, especialmente de 25 a 35) y la perdedora o insegura laboralmente (de 45 a 55 años), que se habían quedado sin representación política y sindical. Uno de los aspectos del crecimiento de Podemos es el sentimiento de orfandad de estos sectores, indefensos ante un mercado laboral muy agresivo.

Ideológicamente es un electorado que se extiende desde el centro a la extrema izquierda. Si se integra en el análisis ideológico la otra variable que cruza los referentes ideológicos de los españoles, la territorial, se observa que Podemos está exactamente enmedio entre PSOE e IU, es decir, está desestabilizando a ambos, como mostraban los datos de “recuerdo de voto” que, en realidad, reflejan las transferencias de estos partidos a Podemos que se están produciendo. El electorado de Podemos no es de extrema izquierda, es algo más de izquierdas que el del PSOE y menos que el de IU.

El gráfico también muestra que los votantes de UPyD y Ciudadanos están exactamente en la misma posición.

 Posicionamiento partidos elecciones europeas 2014

Los de los partidos nacionalistas se sitúan en la idea de la independencia o de una Constitución que reconozca esta posibilidad, con una distancia del actual modelo territorial de Estado que hace pensar que es difícilmente reversible. Una encuesta de Metroscopia (El  País, 20-07-14, pág. 15) muestra que los votantes de los partidos nacionalistas creen en una independencia sin costes: que Cataluña no saldría de la UE (más del 65%), que no quedaría fuera del Euro (más del 80%), que no dejaría la OTAN (más del 55%), que no quedaría fuera del Banco Central Europeo (más del 70%) y que los catalanes podrían seguir moviéndose igual que ahora por los países de la UE (más 85%). Es decir, creen en una independencia “dulce”, lo que refuerza la coherencia de la pulsión independentista. El nacionalismo catalán vive en un mundo de “deseo”.

Los motivos para votar revelan el estado de las bases electorales de cada partido. Se ha procedido a un tratamiento estadístico elemental a partir de las respuestas de los entrevistados, podría definirse como diferencias respecto a la media (aunque no sea exactamente así).

Motivos de voto elecciones europeas 2014

El voto al PP se asentó en una sublimación de los intereses de sus votantes hacia España, así como en la inercia (“voto siempre al mismo”). El voto al PSOE es mecánico, se le vota porque se vota siempre al mismo, es decir, sus votantes no pueden romper los lazos emocionales que les unen a una marca que aporta pocos significados positivos. Es llamativo que la idea de que “defiende los intereses de gente como usted” sea negativa en el caso del PSOE, lo que refleja su distanciamiento con sus electores. En resumen, el voto socialista en este momento es mecánico o levemente reactivo, evitar que gane el PP. En el caso de IU-IP sus votantes lo explican desde la idea de que los representa y de que es un voto que permite impedir que gane el PP. El voto de UPD, conformado por sectores de clases medias altas y altas fundamentalmente, es reactivo: evitar que ganen el PP o el PSOE y “para cambiar”. Finalmente Podemos, se condensa en que defiende los intereses de “gente como usted”. Es decir, es en este momento una “etiqueta” expresiva de unos intereses aún difusos o de un gran descontento, pero aún no ha pasado a la fase de concreción o programática. Es muy interesante que, como se observa en el gráfico, los motivos de voto a Podemos son exactamente los contrarios de los que mueven el voto al PP, incluso más que IU. Este partido es, en este momento, el que mejor representa lo opuesto al PP, o sea, el capitaliza la oposición frontal al Gobierno. Entre otras cosas, porque su electorado se considera perjudicado por las medidas más características impulsadas desde 2011: la reforma laboral.

El otro dato relevante de junio es la caída del recuerdo del voto al PP. Al PP lo votó en 2011 el 31,6% del censo electoral, durante la legislatura este indicador se deterioró hasta el 25%, es decir, en torno a 8,5 millones de votantes recordaba haber votado al PP, pero 2,3 millones preferían olvidarse haberlo hecho, síntoma inequívoco de “divorcio”. Entre mayo (estudio preelectoral europeas del CIS) y junio (postelectoral) cayó al 21,7%, es decir, casi un millón más de votantes del PP ha decidido olvidar haberlo votado en apenas un mes. O sea, en este momento, un tercio de los votantes del PP en 2011 se han arrepentido de haberlo votado y han decidido olvidar haberlo hecho, síntoma inequívoco de “divorcio”, de ruptura de los lazos emocionales y racionales. El barómetro de julio mostrará hasta qué punto esta erosión se manifiesta también en la Intención de voto.

Indicadores electorales del PP 2011-2015

 

* José Antonio Gómez Yáñez, el autor de este análisis originalmente titulado "La acelerada reordenación del apoyo a los partidos", es director de Estudio de Sociología Consultores.