Sánchez quiere derogar la reforma laboral y acabar con la “injusta” fiscalidad de las SICAV

Pedro Sánchez en la clausura del Congreso Extraordinario del PSOE

Pedro Sánchez en la clausura del Congreso Extraordinario del partido. | PSOE

La nueva Ejecutiva federal del PSOE ha sido aprobada este domingo por el 86,19% de los votos de los delegados del congreso extraordinario socialista celebrado en el Hotel Auditorium de Madrid. Pedro Sánchez, el flamante secretario General, ha incluido en su discurso de cierre algunas de las medidas económica que tomaría en caso de ser elegido presidente del Gobierno.

Sánchez ha asegurado que su reto es “dar a España un nuevo proyecto y un camino diferente al que ofrece la derecha” y “la defensa de una clase media y trabajadora que está siendo hundida por las políticas económicas de Rajoy”.

El líder socialista se ha comprometido durante su discurso a que entre las primeras medidas que tomará un gobierno socialista estará derogar la reforma laboral.

Ha anunciado también su compromiso para que, con el dinero de todos destinado al rescate de bancos, se ayude a quienes lo necesitan. “No entendemos que se diga que no hay dinero para reducir las listas de espera de los hospitales o el IVA cultural, mientras se tiran 11.500 millones para rescatar una caja y luego malvenderla a un banco”.

Por eso, añadió, “voy a exigir al Gobierno que comparezca en el Congreso de los Diputados para explicar este sin sentido y para garantizar que no se vuelva a malvender ningún banco más”.

Sánchez hizo su intervención ante la atenta mirada de sus cuatro antecesores, es decir, todos los líderes que ha tenido el PSOE en democracia: Felipe González, Joaquín Almunia, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. El nuevo líder socialista se ha lucido al no leer su discurso en ningún momento.

El líder del PSOE también ha propuesto "una reforma fiscal que equipare la tributación de las rentas del capital a la renta del trabajo y que luche contra el fraude fiscal y acabe con la injusta fiscalidad de las SICAV, como propusimos en la Conferencia Política".

En su intervención, y entre el clamor de los asistentes, Sánchez ha reivindicado la labor transformadora, modernizadora y de lucha por la igualdad, que han llevado a cabo los gobiernos del PSOE y subrayó que su reto hoy es “dar a España un nuevo proyecto y un camino diferente al que ofrece la derecha” en lo económico, lo social, lo político, lo territorial y lo institucional.

Por eso, y porque el PSOE sale de este Congreso “más fuerte y más unido”, el líder socialista ha asegurado que “hoy es un mal día para la derecha española”, que son quienes “quieren imponernos su moral y erosionar el Estado del Bienestar”.

“Hoy es un mal día”, añadió, “para los que aprovechan la crisis para convertir en realidad sus sueños más inconfesables, para los de los sobres llenos y las conciencias vacías, para los tramposos que se envuelven en la bandera de España y se llevan su dinero a paraísos fiscales, para los que tienen como único proyecto atacar a los socialistas” o “para los que necesitan decir que todos somos iguales para sentirse diferentes”. En definitiva, “es un pésimo día para todos aquellos que quieren un PSOE débil, porque de este Congreso salimos más fuertes y más unidos”.

 

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.