La duquesa de Alba. │ Julio Ulanga (CC BY 2.0)

La duquesa de Alba. │ Julio Ulanga (CC BY 2.0)

Tras una convalecencia producto de una neumonía ha fallecido a los 88 años María del Rosario Cayetana Victoria Alfonsa Fitz-James Stuart y de Silva, conocida por todo el mundo como la duquesa de Alba. El deceso se ha producido este jueves en el Palacio de Dueñas, en Sevilla. Además del ducado de Alba poseía el de Berwick, así como otros 49 títulos que la convertían en la aristócrata con mayor número.

La noticia del fallecimiento ha sido difundida a través Twitter por el alcalde de Sevilla, José Ignacio Zoido. "Siempre llevó a Sevilla en el corazón y por eso permanecerá para siempre en el corazón de Sevilla. Descanse en paz", ha sido la despedida del primer edil, quien puso a disposición de la familia las instalaciones del ayuntamiento para la capilla ardiente.

Fue el domingo cuando la duquesa debió ingresar a una clínica sevillana por una neumonía, además de una arritmia cardíaca. A pesar de no haber superado el cuadro, por decisión propia, fue trasladada al palacio de Dueñas. Allí ha pasado sus últimos momentos juntos a sus hijos, y su marido, Alfonso Díez.

Cayetana gozaba de una salud aceptable a pesar de su avanzada edad, sobre todo teniendo en cuenta que seis año atrás sufrió una isquemia, con hidrocefalia, situación que había logrado superar satisfactoriamente. Si bien en los últimos meses había comenzado a notarse su ausencia en eventos a los que habitualmente asistía, ella aseguraba estar bien. “Mi cabeza está al 200%", declaraba en una reciente entrevista.

La duquesa, a pesar de ser sevillana por adopción, era madrileña de nacimiento. Nació en el palacio de Liria el 28 de marzo de 1926. Su padre era Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, duque de Alba y de Berwick. Su madre, fallecida cuando ella tenía apenas seis años, era María del Rosario de Silva y Gurtabay, marquesa de San Vicente del Barco. Su padre tenía 48 años cuando ella vino al mundo y siempre estuvo muy unida a él.

Vivió en el exilio en París durante la etapa de la República y pasó la guerra civil en Sevilla. La Segunda Guerra Mundial la encontró en Londres, ya que su padre había sido nombrado embajador.

Sus seis hijos los tuvo con su primer marido, Luis Martínez de Irujo y Artacoz, con quien se casó en 1947. En 1953, con el fallecimiento de su padre, se convierte en la duquesa de Alba.

En 1972 Martínez de Irujo fallece víctima de la leucemia. Seis años después Cayetana se vuelve a casar con Jesús Aguirre, ex jesuita que llegó a ocupar el sillón "f" de la Real Academia Española y que fallecería en 2001.

Su tercer y último matrimonio tendría lugar en 2011. La boda con Alfonso Díez, 24 años menor que ella, no estuvo exenta de roces familiares. Sin embargo, la duquesa logró apaciguar los ánimos de sus hijos, repartiendo el patrimonio y legado de la Casa de Alba.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.