Las 45 fotos del viaje en avión para reyes y príncipes que un bloguero consiguió juntando puntos

Tenía millas acumuladas en su tarjeta de viajero frecuente como para viajar por buena parte del mundo. Pero prefirió canjear todo el saldo en un solo billete de avión, uno muy selecto, y muy caro si se paga en metálico: 14.300 euros.

Así fue que el bloguero de viajes Derek Low obtuvo un billete ida y vuelta Singapur - Nueva York en la Suites Class de Singapore Airlines. Alguno quizás sepa lo que es viajar en Business o en Primera Clase. Nada que ver. Esto es otra dimensión.

Afortunadamente hizo muchas fotos de su viaje de súper lujo y amablemente autorizó a PlazaFinanciera.com a reproducirlas para que puedan ser disfrutadas (o envidiadas) con los lectores.

Al llegar al aeropuerto internacional de Changi (Singapur) Derek recordó que existe una sala especial para pasajeros de las clases más altas, como él. Hacia allí se dirigió.

derek-low-01

La recepción parece la de un hotel y hasta hay un encargado de cargar con las maletas del pasajero.

derek-low-02

"Rápidamente estaba en poder del billete de oro", recuerda Derek.

derek-low-03

Viajar en Suites Class incluía una invitación a la "Private Room".

derek-low-04

Y hacia allí se dirigió.

derek-low-05

Después de ser escoltado por diferentes empleados de la aerolínea y atravesar varias puertas corredizas finalmente llegó a la sala privada. Al llegar lo recibieron por su nombre. "Era como si me estuvieran esperando", cuenta.

derek-low-06

"No tenía hambre realmente", explica Low. Sin embargo, debido a las críticas tan buenas del lugar que había leído pidió una copa de champagne y un Muton Satay de pollo.

derek-low-07

Después ordenó una langosta Boston con quesos Gruyere, Emmenthal y Cheddar.

derek-low-08

Y menos mal que no tenía hambre. Porque pidó también una hamburguesa de Foie Gras, hojas de rúcula y huevo frito. De beber, un smoothie de mango.

derek-low-09

Después de este "picoteo" sintió que ya estaba para embarcar. Al dirigirse a ese sector lo reciben con un "buenas noche, Mister Low". Allí se dio cuenta de que se dirigirían a él de la forma en que había completado su perfil de usuario. La aplicación está peparada para elegir muchas más opciones que señor, señora o señorita. Se puede elegir otro tipo de trato más elevado, si es que uno detenta esa figura. Rey, presidente, príncipe, son algunas de las opciones.

derek-low-10

Tras embarcar fue acompañado a su suite.

derek-low-11

Derek escogió la suite del medio, ya que cuenta con la posibilidad de unirse a la de al lado y formar una cama doble.

derek-low-12

No había terminado de sentarse que ya le habían ofrecido una copa de Dom Pérignon. No se pudo negar.

derek-low-13

Y para pasar el rato hasta el despegue, un ejemplar de cada periódico disponible a bordo.

derek-low-14

Los miembros de la tripulación pasaron a saludar a nuestro amigo y se presentaban uno a uno, incluyendo el jefe de azafatos, Zafrullah Gulam. A partir de allí podría dirigirse a él simplemente como Zaf.

derek-low-15

El propio Zaf bromeó con que como había sólo 3 suits ocupadas de 12, podía elegir tener tener un dormitorio, una sala de estar y un comedor. Así que rápidamente eligió el comedor.

derek-low-16

Dom Pérignon en la mano y un Ice Milo esperando. Momentos antes de despegar, se puso a ver qué había abordo. Rápidamente comprobó que los cascos eran marca Bose.

derek-low-17

También encontró su amenity kit de Salvatore Ferragamo.

derek-low-18

El kit incluía una fragancia.

derek-low-19

Todo lo demás era Givenchy: mantas, almohadas, sandalias y pijamas.

derek-low-20

Apenas el avión alcanzó velocidad crucero le ofrecieron nuevamente algo para beber. Quería estar despierto para disfrutar del vuelo, así que escogió un café. Derek reconoce que no tiene un gran cultura sobre esta infusión, pero sí sabe que la variedad Jamaican Blue Mountain es muy cara. Así que eligió esa. "Tiene muy buen gusto para el café, señor", le dijo Zaf.

derek-low-21

Zaf le trajo el café y le mencionó que esa variedad era "por lejos la más extraordinaria".

derek-low-22

Puestos a probar le pidió a Zaf que le recomendara un buen té. Al rato le trajo un TWG's Paris-Singapore.

derek-low-23

Siguió la charla con Zaf, quien hace 19 años trabaja en esa aerolínea. En los últimos años atendió a Leonardo Di Caprio y a Morgan Freeman en la Suite Class. Y antes de retirarse le recomendó The Grand Budapest Hotel para elegir entre las películas disponibles.

derek-low-24

Ya estaba bien acomodado. Y comenzó el superservicio. Recordemos que no tenía hambre antes de embarcar, y aún así pidió tres platos para "picotear". Era evidente que a esta altura menos apetito podía tener aún. Claro, tal cual, así que ordenó una cena de cinco platos!!! De entrante probó un Caviar Malossol con ensalada de langosta e hinojo. Y después de acabárselo en tres bocados, repitió.

derek-low-25

El tercer entrante era pato al foie gras con remolacha, mizuna y ensalada de hinojo y naranja.

derek-low-26

De plato principal Derek cenó sopa de pescado con fideos chinos.

derek-low-27

Como postre su elección hace agua la boca. Bavaroise de vainilla con coulis de frambuesa.

derek-low-28

Después de la cena decidió quemar algunas calorías dando un paseo por el avión. Le pidió a la tripulación si le podían brindar una visita guiada del A380 y así fue.

derek-low-29

Subió las escaleras hasta la clase Business, y de nuevo hacia abajo por una escalera caracol hacia la clase económica. Zaf le dijo que le hubiese encantado llevarlo a la cabina del piloto, pero la aerolínea decidió no permitir más esa práctica por razones de seguridad.

Cuando regresó a la Suite las luces estaban apagadas, era señal de que era la hora de dormir.

derek-low-30

En las suites uno no sólo puede recostarse en un asiento que queda totalmente plano, uno puede salir de la cabina para que el personal de la aerolínea transforme la Suite en un dormitorio, con un colchón de lujo sobre una cama. Cuando la suite contigua está vacía, la pared divisoria se puede quitar para montar una cama doble.

Zaf y una azafata se pusieron manos a la obra.

derek-low-31

derek-low-32

derek-low-33

"No sabía como expresar esto con palabras", dice nuestro amigo viajero. Para eso están las fotos.

derek-low-34

"Probablemente necesitara un poeta para describirlo", enfatiza Derek.

derek-low-35

Mister Low se pasó la siguiente hora descansando "en todas las posiciones posibles".

derek-low-36

Mientras el pasajero se la pasa mirando y probando todas las tonterías posibles en la suite, deja encendido el botón de "No molestar". Antes de dormirme pasó al baño para ponerse el pijama que le dio la aerolínea. Y una vez cambiado de indumentaria. A dormir.

derek-low-37

Al despertarse faltaban unas horas para la escala en Frankfurt. Para agasajarse un poco pidió un chocolate. Le trajeron dos.

derek-low-38

Una vez en tierra para una escala de dos horas, los tres pasajeros de Suites Class fueron llevados al Lufthansa Senator Lounge del aeropuerto, que tenía duchas de agua caliente y spa.

Al regresar al avión una nueva tripulación estaba lista para el vuelo a Nueva York. A eso de la 8 de la mañana Derek decidió empezar el día con un Singapore Sling, un cocktail a base de gin, cerezas al Maraschino y piña.

derek-low-39

Para desayunar utilizó el servicio de libro de cocina de la aerolínea. Éste permite elegir el desayuno al hacer la reserva. Y la comida es subida al avión especialmente para el pasajero.  El plato era langosta al Termidor con esparragos a la manteca, tomate relleno de uva asado lentamente, y arroz al azafrán.

derek-low-40

El postre estaba bueno, pero no recuerda qué era

derek-low-41

A la hora de dormir la siesta no quiso molestar a las azafatas y descansó en una cama individual.

derek-low-42

Al despertrse le esperaban con otro plato que había ordenado al reservar el vuelo.

derek-low-43

Un plato de carne al grillé diseñado por el célebre chef  Alfred Portale.

derek-low-44

Entre tanto lujo, y sobre todo, tanta comida, nuestro amigo Derek Low debió pasear mucho por Nueva York para quemar las calorías y mantener su esbelta figura. Lo que sí esta casi seguro, es que en materia de viajes en avión, dificilmente vaya a tener una experiencia que supere la de este viaje.

 

Fotografías: Derek Low. 

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.