Desmantelada una organización criminal que adulteraba combustibles

La Agencia Tributaria y la Guardia Civil han desarticulado, en el marco de la operación 'Nehar', una gran red nacional dedicada a comercializar gasóleo de automoción (tipo 'A') adulterado.

Aprovechando la diferencia de tipos impositivos entre el producto que adquiría y el que vendía a gasolineras y transportistas, la red llegó a defraudar más de 5,5 millones de euros a la Hacienda Pública por el Impuesto Especial de Hidrocarburos, a lo que se sumaría la defraudación por determinar en el IVA y otros impuestos.

Almacenaje de combustible adulterado

Almacenaje de combustible adulterado.

Las investigaciones, iniciadas en 2011 y realizadas de forma conjunta por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, han concluido con una actuación combinada en 24 provincias que llevó ayer a la detención de 98 personas como presuntos autores de varios delitos contra la Hacienda Pública, de estafa, falsedad documental y asociación ilícita.

Se han llevado a cabo 52 entradas y registros en domicilios de particulares y empresas. En el marco de estas actuaciones se ha procedido a la incautación de 1.200.000 euros, 331 vehículos y 128 inmuebles.

La trama, compuesta por nueve organizaciones distintas que extendían su actividad por 11 comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y Comunidad Valenciana), adquiría gasóleo agrícola y de calefacción ('B' y 'C'), bonificados fiscalmente, manipulaba el producto resultante para eliminar las sustancias que permiten diferenciarlo a simple vista del gasóleo 'A' y lo mezclaba con otros productos no sujetos al impuesto para abaratar aún más su coste fiscal.

Con esta operativa la trama reducía notablemente sus costes, pese a los posibles perjuicios que se pudieran ocasionar al consumidor, dada la baja calidad del carburante que comercializaba. De igual forma, la trama provocaba un importante perjuicio para otros operadores, afectados por esta competencia desleal.

La macroorganización horizontal estaba formada por organizaciones jerarquizadas y organizadas con mayor o menor autonomía, que alcanzaban a toda la cadena comercial de los hidrocarburos. Así, en la trama intervenían proveedores de hidrocarburos, transportistas, centros clandestinos de transformación y clientes del producto final (estaciones de servicio cómplices y grandes consumidores).

Además, la trama contaba con una serie de sociedades instrumentales y receptores de facturas falsas. Su papel en la macroorganización pasaba por fingir la recepción del gasóleo bonificado, justificando con ello el destino legal que teóricamente daba el proveedor a este gasóleo 'B' y 'C'. En realidad, se trataba de meras entregas falsas, que ocultaban toda la actividad de transformación, adulteración y defraudación paralela que efectuaba la red.

Hasta el momento, se han obtenido pruebas e indicios de la participación en los hechos, en mayor o menor grado, de 138 personas físicas y 104 personas jurídicas.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.