Malas cartas

Fight club | Fulzio Rossi

Como lector habitual de advisorperspectives.com he extrañado la columna de John Carlucci que él mismo supo titular "Best Stock Market Indicator" (el mejor indicador del mercado), al que le agregaba sin pudor un "Ever" (de siempre). En definitiva y para simplificar, el mejor indicador "del mundo mundial".

Puede parecer pretencioso pero lo cierto es que aguanta muy bien cualquier tipo de crítica con unos resultados sorprendentes en el backtesting.

A falta de la columna de Carlucci y aun sin hacerme falta pero por supuesto que agradeciendo las señales que oportunamente él enseño, revivo el indicador porque lo puedo copiar porque si hay algo que no debe despreciarse en esta época, la más turbia del "libre mercado" jamás conocida, es cualquier tipo de ayuda.

Se hace bastante difícil el análisis técnico en la antesala de "lo que viene" porque los indicadores hace mucho tiempo que advierten problemas a pesar de la subida que protagonizó la bolsa especialmente desde 2012, pero insisto, cualquier colaboración se agradece y siempre tenemos que estar abiertos a aprender más.

El indicador técnico en cuestión es el $OEXA200R, es decir, el de porcentaje de valores del S&P 100 por encima de su media de 200. Lo podemos ver en diario, semanal o mensual, siendo el que veremos hoy el mensual, que es el que tal vez da señales más claras de cara al medio y largo plazo también, siendo inapelable.

Observamos aquí abajo (si usas bloqueadores de publicidad no lo vas a ver y te sugiero que generes una excepción en tu navegador respecto de plazafinanciera.com), teniendo en cuenta que según enseñó Carlucci, hay una señal de un mercado "tradeable" (léase con ello uno en el que se puede mantener posiciones alcistas) siempre que la línea de valores por encima de su media de 200 en el S&P 100 esté por encima de 65. Además el RSI debe estar por encima de 50, el MACD por encima de cero y el estocástico por encima de 50.

Ahora bien, en la actualidad no se da ninguna de las cuatro condiciones del $OEXA200R a pesar del extraordinario rally de octubre. Pero como dijimos algunas veces (pocas en el sitio web últimamente y más en otros ámbitos o redes sociales), el rally de octubre ha sido el más débil desde 2008.

Otros tantos indicadores así lo certifican como si fueran notarios del mercado. Y esta vez no pueden estar equivocados.

Ello significa tanto como que "aquí y ahora" está "sucediendo algo", mientras nos distraemos con la tragicomedia de la FED y las ocurrencias de políticos y otros banqueros centrales. Además de lamentablemente, con atentados terroristas y guerras en las que participan países europeos en otros continentes por intereses ocultos.

Muchos no lo quieren creer, pero si se cae la bolsa entraremos en recesión. No esperen a que sea al revés, sin perjuicio de lo cual ya hay muchos parámetros de recesión en Estados Unidos, Europa y Japón, que a pesar de su "abenomics" ya volvió a entrar oficialmente en su quinta recesión en siete año.

Siempre Japón es una referencia obligada porque ellos comenzaron en 1989 lo que en el mejor de los casos nosotros comenzamos en 2007 o vamos a comenzar posiblemente pronto.

Estoy escribiendo poco para el lector y me lo hacen saber con algunos mails, es cierto, pero se debe a que no tengo ganas de repetirme y menos con malas noticias, ya que por desgracia no tengo otras.

Prefiero estar analizando, trabajando para los suscriptores de mis informes diarios y estar contemplativo del mercado, ya que una crisis es también una oportunidad. Igualmente trataré de escribir más, porque sino mi madre se cree que me pasa algo.

No mamá, no pasa nada. Es simplemente que ya está todo dicho y las cartas están repartidas.

El mercado está más débil que nunca antes en un proceso de techo y lo mejor que puede decirse, es un "Sálvese quien pueda" y que la "última pela que se la lleve otro".

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.