Perros a bordo
¿Puede 2017 ser un año alcista en bolsa? Si y no, pero si… y también no
9 Enero, 2017
Mostrar todas

Trump no es el presidente a analizar, es Herbert Hoover!

Herbert Hoover

Herbert Hoover, Presidente de EE.UU. 1929 – 1933 | IIP Photo Archive

Mientras los medios no dejan de bombardearnos con Donald Trump, estamos perdiendo el enfoque. Siempre se trata de analizar la historia porque el presente es demasiado dinámico y somos parte inseparable del “ya y ahora”, por lo que con los pies dentro del plato no sabemos qué se está cocinando. Sin embargo, el hacer previsiones suele ser más llevadero si miramos atrás.

Y en mi opinión, después de los grandes cambios técnicos de diciembre de 2016 principalmente en el Dow Jones los que pensábamos que la bolsa está cara, que el ciclo está demasiado maduro y que existe una brutal sobrecompra de largo plazo con más un sentimiento superalcista injustificado en un entorno de bajo crecimiento.. pues nos perdimos de algo. Cometimos un error, pero uno no forzado dada la excepcionalidad estadística.

No había que estar mirando a 1929, 1987, 2000 o 2007. Había que mirar a 1928.

Fue en septiembre de 1928 casi un año antes del techo de 1929, que se dio un fenómeno similar al que se dio en diciembre último cuando el RSI14 diario del Dow Jones marcó su máximo desde que comenzara el ciclo alcista en 2009, razón por la cual hubo que cambiar de opinión le pese a quien le pese.

Y es que nunca se hizo un techo definitivo con ese indicador (en el Dow Jones) en máximos y mucho menos con un máximo tan elevado, solo visto cinco veces antes en los últimos 100 años. Ello señala a todas las luces lo extremadamente raro que ha sido el evento.

Y en efecto, incluso no marcando un máximo tan alto, la lectura más extrema antes del crash de 1929 se la vio a finales de agosto de 1928. Es decir, un año antes del máximo bursátil más famoso de todos los tiempos. Ergo, no se va a hacer un techo de ciclo en lo inmediato.

Las posibilidades estadísticas de ocurrencia de algo como lo que sucedió en diciembre de 2016 eran del 0,01611%.

Por lo tanto, el que diga que “lo sabía” o lo “pudo prever” es un tonto o un mentiroso.

En 1928 también hubo elecciones en Estados Unidos y ganó también un empresario y también era republicano. ¿Le suena alguna coincidencia?

El 8 de noviembre de 1928 y casualmente el mismo día en el que fue elegido Trump, fue elegido Hervert Hoover, quien pasó a la historia como el Presidente de la Gran Depresión.

En parte ello fue injusto porque cualquier político hubiese vivido lo mismo, aunque Hoover también colaboró en agravar la depresión al establecer aranceles aduaneros en lo que fue el último retroceso de la globalización conocido hasta hoy, ya que Trump planea algo similar. Otra coincidencia.

Hoover por su parte, hizo cosas buenas (pocas), especialmente de “cemento”. Construyó la represa Hoover, en la siguiente foto. Un constructor, otra coincidencia.

 

Hoover Dam | Airwolfhound

La presa Hoover fue entonces la obra de ingeniería mas espectacular de todos los tiempos, logrando avances en ese campo vigentes hasta hoy en día. Se usó cemento capaz de haberse usado en una carretera de varios carriles que uniese Estados Unidos de punta a punta, obra que no existe hasta hoy. Actualmente en cambio, Donald Trump quiere construir un “muro” para el que se debería usar bastante más cemento.

Aquí un buen documental sobre la presa Hoover muy recomendable.

Ahora bien, estamos en la sección de análisis técnico, por lo que tenemos que hacer referencia a un chart.

Vemos seguido un gráfico del Dow Jones entre 1928 y 1929 del que tal vez se hable más dentro de unos cuantos meses cuando se haga más evidente las coincidencias.

En el gráfico señalo los picos del RSI14 diario del Dow Jones, siendo los más importante los de septiembre, octubre y noviembre de 1929, que dieron sólo correcciones y ningún crash. El último pico citado fue el más importante provocando una corrección del 10-11%, pero habiendo provocado caídas de sólo el 2,7% y 2% los otros dos citados.

Por favor comparte este artículo con los botones a continuación para ver el gráfico y si tienes bloqueadores por favor desactívalo para plazafinanciera.com o no lo podrás ver, y sigamos comentando lo que hay.

El RSI14 diario del Dow Jones en diciembre de 2016 marcó incluso una lectura superior a cualquiera de 1928, que reitero que no se superó durante 1929 a pesar de la subida final del 30% entre mayo y fines de agosto de ese año.

Por lo tanto, del  “rally de Trump” ya podemos decir que ha sido uno incluso “más fuerte” que cualquiera de la burbuja 1920-1929.

¿Cómo te quedas?

Pues yo me quedé de piedra al descubrirlo, porque significa efectivamente que el ciclo que comenzó en 2009 es al menos de igual grado que el ciclo 1920-1929 que dio paso no a una crisis más, sino a la llamada “Gran Depresión”. Antes lo sospechaba y ahora lo se con alto grado de convicción.

Y damas y caballeros, me temo que cuando la actual fiesta termine, se va a venir una crisis del gran karajo y se va a ir todo a tomar por culo.

Perdón por las palabras pero si bien siempre supimos que la mano que nos han dado los bancos centrales no iba atraer nada bueno, la mayoría piensa que “esta vez es diferente” y ello nunca es así desde la perspectiva histórica.

Los ciclos se llaman justamente así por su estructura repetitiva e incluso inevitable.

Y los ciclos del sistema capitalista, evidentemente en crisis en sí mismo desde 2008, se advirtieron ya por los economistas clásicos como consecuencias naturales de etapas de crecimiento y recalentamiento.

Parte de ese recalentamiento es evidente pero los indicadores técnicos nos avanzan que puede ir a peor. Y bienvenido haberlo visto ahora porque trataremos de aprovecharlo, pero el “después” no va a ser nada grato.

Según cálculos tempranos, el ciclo no puede terminar antes de agosto-noviembre de 2017. Con posterioridad y aunque no guste ni siquiera que se lo diga, hay que prepararse para una larga temporada de pestes y calamidades financieras, económicas, políticas y sociales.

Lo verdaderamente raro sería que no suceda.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.