Invertir en oro

Gold Bar with Reflected Coins | Bullion Vault

Hay algunas señales interesantes que predicen una tendencia al alza para los precios del oro, la continuación de la caída para los precios del petróleo y una gran reversión bajista en los mercados accionarios globales. Tome en cuenta este escenario de sube y baja, al realizar sus transacciones en las plataformas de trading.

Tanto el oro como el petróleo han tenido tendencias a la baja durante los últimos 12 a 18 meses.  Para el oro, este movimiento ha sido visto popularmente como la continuación de una corrección bajista en medio de lo que muchos aún creen que es un mercado alcista extendido de largo plazo, un mercado que podría eventualmente catapultar los precios del oro por arriba de $5.000 USD por onza.

El mercado del petróleo ha presentado una reversión bajista más aguda y profunda, con precios del petróleo que han caído más de 50% desde sus niveles de precios de 2014 de más de $100 por barril.  Un porcentaje aún mayor de analistas del mercado creen que la tendencia general de largo plazo para los precios del petróleo ha cambiado de alcista a bajista y que los precios del petróleo muy probablemente seguirán cayendo e incluso podrían llegar al nivel de $20-$25 por barril.

En el mercado de valores, a pesar de que los principales índices de acciones de Estados Unidos continuaron ascendiendo a niveles récord en 2014 y principios de 2015, los analistas ven un aumento del nerviosismo entre los inversores y una creciente volatilidad en el mercado.

Cuando China sorprendió a los mercados con una repentina devaluación del yuan a principios de agosto, 2015, los mercados bursátiles entraron en un zigzag frenético, con el Índice S&P 500 primero cayendo aproximadamente 2% en poco más de 12 horas, para luego prácticamente recuperar todas las pérdidas en las siguientes 24 horas, dejando a los inversionistas desconcertados y sin saber qué hacer.

El precio del oro siguió un patrón similar pero más exagerado, cayendo inicialmente de forma acentuada ante las noticias de la devaluación del yuan, para al día siguiente ascender hasta un nuevo récord mensual.

Los mercados y los inversores individuales están inquietos.  Hay una sensación de gran turbulencia en el mercado, pero pocos parecen tener certeza sobre exactamente cuál será la naturaleza de ese posible gran cambio en el mercado.  Sin embargo, hay algunas señales interesantes que apuntan a un ascenso significativo del oro, así como a un descenso aún mayor del petróleo y las acciones.

Fortaleza técnica del oro

Aunque técnicamente aún no ha salido de una tendencia bajista correctiva, el oro muestra signos de haber tocado fondo y, en consecuencia, de estar listo para cambiar su dirección nuevamente hacia arriba.

El nivel de $1.100 la onza, que por mucho tiempo ha sido identificado como un nivel de soporte importante para el mercado, parece de hecho ser un suelo sólido.  Los precios del oro se han mantenido alrededor de ese nivel durante más de un año, lo que puede -de hecho- haber establecido una base sólida para un impulso de ascenso.

A pesar de varios intentos importantes, quienes operan el oro a la venta no han logrado llevar al mercado claramente por debajo de la línea de precio de $1.100 por un periodo significativo.  El gráfico diario de abajo, desde agosto de 2015, muestra un análisis de Nube Ichimoku del oro que indica que ha establecido un fondo y probablemente ascenderá para poner a prueba la resistencia alrededor del nivel de $1.200.

Si de hecho lograra superar ese nivel en su ascenso, es probable que una masa de compradores de oro empiecen a adquirir el metal, lo que podría impulsarlo rápidamente por encima del nivel de $1.500.  Una vez haya cruzado esa línea, el siguiente nivel importante de resistencia está un 35% más arriba de los $1.500, en el nivel de $2.000 la onza, lo que representa casi el doble del precio actual.

Gráfico del oro

Gráfico del oro

Doble en dos movimientos

Un punto notable es que el análisis técnico considera que $1.500 es un precio casi garantizado si el mercado supera con éxito el nivel de $1.200 — y de forma similar indica que $2.000 es casi una certeza si el mercado logra ascender y mantener precios sobre el nivel de $1.500 y $1.600.  Básicamente, eso equivale a decir que el oro sólo tiene dos obstáculos significativos que superar para prácticamente duplicar su precio.

Relación de precio oro/petróleo

Otro factor interesante es la actual relación de precio entre el petróleo y el oro.  La relación entre el precio por onza del oro y el precio por barril del petróleo está en máximos históricos, alrededor de 26:1.  Esa relación sólo ha estado una vez por encima de ese nivel, en 1988, cuando llegó a ser 29:1.  La proporción promedio, evaluando hasta tan atrás como 1946, más de medio sigo, es de sólo 15:1.

Relación entre los precios del oro y el petróleo de EE.UU.

Una onza de oro compraría 24 barriles de petróleo, el máximo desde 1998.

Promedio mensual de relación de precio oro/crudo

Ratio oro petróleo

Ratio oro / petróleo | Chartcourtesy of stockcharts.com

¿Y qué presagia exactamente una relación de precio tan alta entre el oro y el petróleo?

En primer lugar indica la probabilidad de llegada de algún tipo de crisis económica y del mercado.

En el último cuarto de siglo, cada vez que la proporción se ha elevado sobre el nivel de 20:1, alguna crisis financiera se ha presentado poco tiempo después, incluyendo la crisis monetaria asiática en 1998, la crisis financiera global de 2008 y la crisis de la deuda soberana de la Eurozona en 2012.

El ascenso de la proporción por encima de ese nivel de 20:1 ha predicho correctamente cuatro grandes crisis financieras en un periodo de 25 años.

En segundo lugar, las dos veces anteriores en que ha ocurrido una caída de 50%+ en los precios del petróleo, el oro ha aumentado de valor en 25% o más en menos de dos años.

Incertidumbre financiera global

La economía global ha estado operando en territorio inexplorado esencialmente desde la crisis financiera de 2008, con niveles de deuda soberana en occidente ascendiendo a niveles previamente impensables, con políticas de flexibilización cuantitativa e imprimiendo monedas fiduciarias a un ritmo que nadie puede mantener.

Los principales mercados accionarios ascendieron a niveles récord históricos en ese contexto de una inquebrantable crisis de deuda y niveles de inflación oculta en crecimiento constante, con China superando a Estados Unidos como la mayor economía del mundo y ganando cada vez más relevancia en el mundo financiero global.

Es necesario mencionar que aunque los niveles de precios del petróleo bajos suelen estimular bonanzas económicas, virtualmente nadie en ningún lugar está presagiando algo distinto a niveles tibios de crecimiento económico en las principales economías del mundo  (y esas son las predicciones optimistas).

A aunque la principal nación entre los principales mercados emergentes, China, continúa con tasas de crecimiento sustancialmente superiores a las de las países desarrollados, los mercados temen obviamente que cualquier pequeño freno de crecimiento en la economía china sea capaz de dar comienzo a un nuevo colapso económico global.

Finalmente, el “dinero inteligente” parece dirigirse a la puerta de salida del mercado accionario.  En la última semana de junio de 2015, Merrill Lynch informó que las ventas netas de acciones de Estados Unidos alcanzaron su total máximo desde 2008.

Los fondos de cobertura han sido esencialmente vendedores netos de acciones durante dos meses.  Las recientes salidas de inversión accionaria en el sector de servicios médicos — a pesar del hecho de que el sector de servicios financieros ha sido uno de los sectores de mercado de mejor desempeño — están en los máximos niveles jamás registrados.

El consenso entre los analistas del mercado es que “algo” grande se avecina — sólo que nadie sabe realmente lo que ese algo será, de dónde vendrá o exactamente qué lo activará.  Pero hay fuertes señales de que sin importar cómo será el próximo gran cambio económico, con gran probabilidad será muy favorable para el oro y desfavorable tanto para el petróleo como para las acciones.