Grecia

Mucho se está hablando de Grecia, ya que la cúpula política de Europa ha comenzado una campaña feroz para aterrorizar a la población si vota al partido político que encabeza las encuestas, el ya famoso en todo el mundo Syriza. Se trata de “desobedientes” no alineados con el `establishment político acreedor del viejo continente´, que además quieren reestructurar la deuda helena.

El miedo es el contexto ideal para analizar el índice de la bolsa de Atenas (ASE) de cara a las elecciones del 25 de enero, porque el miedo forma suelos.

Ahora bien… ¿cuáles son las posibilidades de que Grecia salga del Euro? Cero posibilidades. Todo lo que vayamos a ver y oír de ahora en más, es la voz de acreedores desesperados. Amigos, Grecia está al mando, porque cuando debes mucho el que tiene un problema es el acreedor, no el deudor.

El índice de la bolsa de Atenas nos dice que el país ya ha hecho gran parte de los deberes y que se encamina hacia el  pánico pero en definitiva hacia el suelo, uno de largo plazo tal vez pero al menos uno de medio plazo como los anteriores, sin perjuicio de un futuro doble suelo o figura técnica semejante que se forme en el futuro.

La estructura de precios del índice de la bolsa griega es perfectamente analizable por ondas de Elliott.

La serie está clara:

  • El índice ha hecho máximos históricos en noviembre de 2007 y desde allí ha caído primeramente en cinco ondas un 73% hasta marzo de 2009.
  • Después rebotó un 117% (en porcentaje casi como el Ibex 35 en su momento) hasta octubre de 2009.
  • Posteriormente cayó un 89% (casualmente un 261,8% respecto de la primera serie de cinco ondas) hasta mediados de 2012.
  • Y desde allí volvió a rebotar nada menos que un 225% hasta marzo de 2014.

A partir de esa última fecha viene lo bueno, ya que según el gráfico abajo adjunto  (uno de velas mensuales de la bolsa griega) estamos en la onda final de todo este calvario bursátil, político y económico. La gran depresión griega durará más, pero la bolsa puede hacer suelo mucho antes.

La onda cinco sería igual a la onda uno (una relación normal entre ondas) en los 57 puntos del índice, que ahora está algo por encima de los 100, después de haber marcado 1.089 puntos en 2007.

Grecia, lejos de ser un desastre, que lo fue y comparativamente con otros países lo seguirá siendo, ha ajustado y está en la fase final de ese ajuste económico (de precios de su economía), siendo el marco de las elecciones del 25 de enero (dependiendo del resultado) uno en el que se puede dar la coyuntura ideal para la formación de un suelo, ya poco antes o unas semanas después.

RECOMENDADO: “Un reporte gratuito revela… los 5 trucos para descubrir una eleccionespoderosa señal del mercado para ganar dinero en bolsa como un profesional (al alza o a la baja). Te enseñamos cómo hacerlo correctamente. Suscríbete gratis a Plaza Financiera aquí y descarga el reporte ya mismo”.

Puede o no llegarse a los 57 puntos, ya que hay otras proporciones que puede cumplir la onda, siendo ese nivel sólo ejemplificativo ahora mismo y a valorar día a día de ahora en más (como lo haremos en nuestra suscripción de pago).

Pero lo cierto es que Grecia ha experimentado crecimiento en 2014 y especialmente en el último semestre, ya habiéndose producido muchas quiebras y habiéndose saneado su sistema financiero.

Si bien se comenzará desde cero, el país está preparado para cambiar su historia, al contrario que otros países (como España) donde aun no se ha ajustado casi nada.

Por ende, en breve podríamos ser alcistas en Grecia aunque no lo seamos en otras bolsas salvo en rebotes. Lo cortés no quita lo valiente, obviamente. Vamos a estar siguiendo estas alternativas con en nuestro servicio PRO para inversores al que te puedes suscribir (es de pago) si lo deseas.

Gráfico histórico de la bolsa de Atenas

Gráfico histórico de la bolsa de Grecia

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.