La ‘banca en la sombra’ podría aglutinar hasta el 35% de los activos financieros a nivel mundial en 2020

Red Eléctrica
Red Eléctrica eleva un 4,7% su beneficio en el primer trimestre, hasta los 166 millones
29 abril, 2015
Le piden autógrafo a Cristóbal Montoro
El presidente del Bundesbank halaga a Montoro poniendo a España de ejemplo
29 abril, 2015
Mostrar todas

La ‘banca en la sombra’ podría aglutinar hasta el 35% de los activos financieros a nivel mundial en 2020

Sombras de personas   La ‘banca en la sombra‘ podría llegar a aglutinar hasta el 35% de los activos financieros mundiales en 2020, según el informe Capital Markets 2020, elaborado por PwC, a partir de una encuesta realizada a 250 directivos del sector financiero en todo el mundo.

El estudio pone de manifiesto que el auge de las actividades de intermediación de crédito fuera del sistema bancario regulado –conocidas como ‘banca en la sombra’– “no son sólo fruto de la reciente crisis financiera” y sus autores apuntan a que seguirá ganando peso en los próximos años.

De hecho, el 70% de los directivos encuestados considera esta actividad como una amenaza para la banca tradicional, mientras que 20% cree que puede propiciar formas de colaboración innovadoras. Según el Financial Stability Board (FSB), la banca en la sombra representaba en 2013 el 25% de los activos financieros mundiales.

Retos futuros

El estudio también señala que entre los retos a los que se deberán enfrentar las entidades financieras se encuentran aumentar la rentabilidad de los clientes (36%), el impacto de las nuevas tecnologías (33%), la atracción y retención del talento (33%) y la entrada de nuevos competidores (31%).

En cuanto a las prioridades de inversión se encuentran la mejora del servicio al cliente (56%), atraer al mejor talento (39%), el desarrollo de nuevos productos (35%) y la implantación de nuevas tecnologías (31%).

El socio responsable del Sector Financiero de PwC en España y Europa,  Oriente Medio y África, Justo Alcocer, ha afirmado que los mercados financieros van a experimentar “un cambio sustancial” en los próximos cinco años que vendrá marcada por la regulación, la innovación, el impacto de la tecnología, por las demandas de unos clientes cada vez más exigentes.

“Todo esto, junto con la aparición de nuevos entrantes, va a obligar a las compañías que conforman el sector a transformarse y a definir con claridad qué papel quieren jugar en este nuevo entorno”, ha augurado.