Lagarde advierte del “incierto” impacto de una subida de tipos en Estados Unidos

Christine Lagarde

Christine Lagarde y Mario Draghi | International Monetary Fund

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha advertido del “incierto” impacto que tendrá la subida prevista de tipos de interés, que podría generar volatilidad en los cambios de divisas e incluso en los mercados.

En un discurso pronunciado en el XVII Seminario anual del Banco Central de Brasil sobre metas de inflación, Lagarde incidió en que el crecimiento mundial sigue siendo “modesto y desigual”, con un crecimiento del PIB global previsto para este año del 3,5%, “más o menos el mismo nivel que el año pasado”.

En concreto, apuntó que países como China están desacelerándose, mientras que las economías avanzadas se recuperan a distintas velocidades, más rápidamente en Estados Unidos y más lentamente en Europa y Japón.

En este contexto, Lagarde ve “probable” que la caída de precios del petróleo y las materias primas continúe y que Estados Unidos comience a subir paulatinamente los tipos de interés.

“El momento exacto del despegue de las tasas interés y su impacto en los flujos internacionales de capital es incierto, a pesar de que esta es una de las decisiones de política monetaria más esperadas que yo recuerde”, incidió.

A este respecto, agregó que, aunque no es el escenario central que contemplan las previsiones del FMI, la futura normalización de la política monetaria estadounidense podría generar “volatilidad” en los mercados, lo que puede tener “efectos más generales” en la economía mundial.

Por ello, ha reclamado a la Reserva Federal una “continua y eficaz comunicación” que ayude a transmitir las futuras decisiones de política y mitigue la posibilidad de que se produzcan movimientos bruscos de los precios de los activos.

Asimismo, Lagarde también defendió que un aumento de los tipos de interés que refleje una sólida mejora de la economía de Estados Unidos probablemente tendrá efectos positivos en América Latina, que serán mayores en los países más directamente vinculados.

En términos más generales, añadió que las diferencias que se registrarán en la orientación de la política monetaria en las distintas economías avanzadas “probablemente contribuirá a la volatilidad de importantes tipos de cambio” en los próximos meses.

America Latina

Respecto a la economía de América Latina, Lagarde incidió en la importancia de reimpulsar un crecimiento “vigoroso e incluso”, lo que pasa por “aprovechar la promesa que encierran las reformas estructurales”.

Sin embargo, admitió que en el contexto actual no será “tarea fácil” restablecer un crecimiento sólido ni mantener la estabilidad macroeconómica y financiera que la región ha logrado con tanto esfuerzo.

Pese a ello, subrayó que las dificultades que aquejan actualmente a la región también pueden abrir nuevas oportunidades para abordar las persistentes deficiencias e implementar reformas “que pongan en marcha una nueva fase de prosperidad y de progreso social”. “Venciendo obstáculos, pueden hacerse cosas admirables”, apostilló.

Lagarde afirmó que se requieren medidas en muchos ámbitos, pero destacó en especial la necesidad de subsanar las deficiencias de infraestructuras, reducir los costes de la actividad empresarial e impulsar la integración comercial.

Lagarde concluyó su discurso citando al “gran Pelé, uno de los iconos más importantes” del país, quien dijo que el éxito no es ningún accidente, sino “trabajo duro, perseverancia, aprendizaje, estudio, sacrificio y sobre todo, amor a lo que uno está haciendo o aprendiendo”.

“Tengo la certeza de que las autoridades económicas hallarán la perseverancia, la inspiración, y sí, el coraje, para tomar las decisiones correctas y propiciar una nueva era para la región. Y como en el fútbol, cada uno de los países debe cumplir con la tarea que le toca para que gane toda la región”, agregó.