China   Las exportaciones chinas alcanzaron durante el pasado mes de febrero un valor equivalente a 1,04 billones de yuanes (152.536 millones de euros), lo que representa un incremento interanual del 48,9%, según los datos publicados por la Administración General de Aduanas.

Por su parte, las importaciones del ‘gigante asiático’ sumaron en febrero un total de 666.100 millones de yuanes (97.697 millones de euros), un 20,1% por debajo del dato de febrero de 2014.

De este modo, China ha registrado en febrero un superávit comercial de 370.500 millones de yuanes (54.341 millones de euros), un 58,9% por encima del saldo positivo de su balanza comercial un año antes.

Los datos de macroeconómicos de China pueden verse distorsionados por la celebración de la festividad del Año Nuevo chino, que en 2015 se ha celebrado en febrero.

La semana pasada, el primer ministro chino, Li Keqiang, anunció que el nuevo objetivo de crecimiento para 2015 sería del 7%, lo que representa medio punto porcentual menos que el fijado para los últimos ejercicios, confirmando así oficialmente que la economía del ‘gigante asiático’ entra en una nueva fase de menor expansión cuantitativa.

El Producto Interior Bruto (PIB) de China experimentó en 2014 el crecimiento más bajo en 24 años tras registrar una expansión del 7,4%, una décima por debajo del objetivo oficial y tres menos que el dato de 2013. Un crecimiento anual del 7% representaría para China el menor ritmo de crecimiento en un cuarto de siglo.