El paro sigue como primer problema de España, según el último dato del CIS

Preocupacion paro   El paro continúa siendo el principal problema de España y la inquietud que genera subió ligeramente el pasado mes de julio, mientras que bajó la preocupación de los españoles por la corrupción, el fraude y los políticos en general, según se desprende del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecho público este miércoles.

El sondeo se realizó durante los primeros nueve días de julio, poco después de los pactos alcanzados entre los partidos tras las elecciones autonómicas y municipales celebradas a finales de mayo. Se basa en un total de 2.486 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en un total de 256 municipios y 46 provincias.

En concreto, el desempleo, que continúa como el principal problema del país, es citado en el 78,8% de los cuestionarios frente al 78,2% del mes anterior. El segundo puesto lo ocupa la corrupción y el fraude pese a que, mencionado en el 43,7% de las encuestas, cae 3,4 puntos respecto al mes de junio.

Los problemas económicos repiten en el tercer lugar de la lista aunque también bajan ligeramente, pasando de un 25,4% en el anterior sondeo al 25% que refleja el barómetro de julio. Y el cuarto es de nuevo para la clase política, que baja 1,6 puntos respecto a junio al pasado de un 20,7% a un 19,1%.

El quinto puesto de la lista lo ocupa un mes más la sanidad, que además crece seis décimas situándose en el 11,8%. A continuación se sitúan los problemas de índole social, que se mantienen como preocupación en un 10,7% de los sondeos.

Paro y problemas económicos, lo que más preocupa

Preguntados por los problemas que más les afectan personalmente, la mayoría de los encuestados también sitúan el paro como primera opción, en un 46,1% de los casos. Y los problemas de índole económica pasan al segundo puesto, señalándose en un 23,4% de las encuestas.

La lista de inquietudes personales la continúan, de mayor a menor, la corrupción y el fraude (13,1%), la sanidad (11,1%), la educación (8,2%) y los problemas de índole social (6,6%).