Las agresiones en las oficinas de empleo se triplican en 2015

 Oficina de Empleo

Oficina de Empleo | Europa Press

Las agresiones en las oficinas de empleo españolas se han triplicado durante el primer trimestre del año, con la comunicación de 121 incidentes, según los datos del CSI-F. Además, la Administración reconoce que uno de los motivos de este incremento es la implementación de la nueva prestación para parados de larga duración y la frustración que genera en muchas personas su denegación.

La responsable sindical de la comisión técnica de prevención de la Administración General del Estado (AGE), María Ángeles Mur, ha señalado que en las oficinas públicas de atención al público registran al menos un caso diario de amenazas y agresiones físicas sobre los empleados públicos, según los datos de Función Público y del Ministerio de Empleo.

Así, las cifras de 2014 muestran un total de 357 casos comunicados en 12 ministerios u organismos, de los cuales un 11% han correspondido a la violencia física. En esta línea, las agresiones se concentran en las oficinas de empleo, las dependencias de Seguridad Social y la Inspección de Trabajo.

En concreto, el Servicio Público de Empleo Estatal ha registrado 227 comunicaciones de casos de violencia en 2014, de las cuales un 26% fueron de carácter físico o verbal-físico.

Piden a las nuevas fuerzas políticas que retomen el diálogo

En este contexto, el presidente del CSI-F, Miguel Borra, ha acusado al Gobierno de convertir a los empleados públicos en responsables directos de las causas de recesión y se ha puesto en cuestión su labor, el volumen de sus plantillas y su función social.

Así, tras las elecciones del 24 de mayo, Borra ha manifestado que 2,5 millones de empleados públicos y sus familias se han mostrado en contra de los recortes en las políticas públicas.

En este sentido, ha pedido a los partidos políticos que “respeten esta decisión” y propone a Podemos y Ciudadanos retomar el diálogo y la negociación con el sindicato, ya que el sector privado empieza a experimentar subidas salariales, mientras que los sueldos de los empleados públicos “continúan congelados”.

Incremento de un 37% en las prisiones durante la crisis

Otro caso destacado es el de las instituciones penitenciarias, donde se han registrado los índices más altos de agresiones a empleados públicos de toda la AGE, con 329 casos en el año 2013. Así, los datos de los delegados de prevención –la Administración aún no ha facilitado las cifras de 2014–, prevén un aumento del 12%, hasta los 370 casos. De este modo, la cifra se incrementaría un 37% desde el comienzo de la crisis, con más de 2.300 agresiones.

El responsable del CSI-F de la comisión técnica de prevención en estas instituciones, Fermín Pinto, ha señalado el hacinamiento en las prisiones como una de las principales causas de estos elevados niveles, ya que se detectan más casos en aquellas cárceles con una ocupación superior al 130%.

Asimismo, Pinto ha hecho referencia a la falta de personal, ya que en la administración penitenciaria existen 3.400 puestos vacantes y, entre 2011 y 2014, “solo se han ofrecido 144 plazas”. Además, el responsable de la organización ha manifestado su preocupación ante el hecho de que un 45% de los internos en España presenten problemas psiquiátricos, lo cual es también uno de los motivos por el que estas agresiones se incrementan.

Protocolo único de prevención

El CSI-F exige la aprobación de un protocolo de prevención frente a la violencia en el trabajo en el conjunto de las administraciones públicas, en el que se incluya a todo el personal de las instituciones penitenciarias. En este sentido, el protocolo presentado se encuentra bloqueado en la mesa de negociación ante la negativa de incluir a los trabajadores de las prisiones.

Además, el sindicato pide que se incrementen las medidas de protección en todas las oficinas públicas, con medios técnicos y con personal de vigilancia.

La organización ha hecho hincapié en la importancia de un respaldo jurídico, médico y psicológico, hasta ahora inexistente, ya que el empleado que es agredido y presenta una denuncia “se queda solo”. En esta línea y como medida de prevención, se ha propuesto llevar a cabo estudios que determinen las causas y tipos de agresiones, para que se puedan prevenir o evitar.