Los parados con prestaciones bajan un 20% respecto a 2009 y suben un 11% los que las necesitan

Comisiones Obreras

Comisiones Obreras | Anna Fuster

El número de parados con protección frente al desempleo se redujo un 20% en 2014 respecto a 2009, mientras que el universo de desempleados que necesitan prestaciones ha aumentado en este periodo un 11%. En total, al finalizar 2014 había 616.970 parados menos protegidos que en 2009 y 404.079 desempleados más que requerían protección, según datos difundidos este lunes por CC.OO.

El sindicato ha denunciado que 2014 se cerró con una tasa de cobertura frente al desempleo del 57,6%, más de 22 puntos por debajo del 80% que se alcanzó en diciembre de 2009. De los que percibían prestaciones el pasado mes de diciembre, sólo el 42,6% cobran prestaciones contributivas, frente a un 57,4% que recibe prestaciones asistenciales.

“El descenso de las prestaciones por desempleo se ha ido agravando a lo largo de la crisis y ha alcanzado su máximo nivel en este último año. El número de personas con protección se reduce más que el número de parados y en ocasiones se incrementan los desempleados mientras los perceptores continúan bajando”, ha argumentado el sindicato.

El gasto por beneficiario de prestaciones también se ha reducido durante la crisis, pasando de 1.033,4 euros mensuales en 2008 a 808,8 euros en diciembre de 2014. “Desde la reforma de las prestaciones de 2012 la cuantía de la prestación contributiva se ha reducido un 5,7%”, ha advertido el sindicato.

En 2014 el gasto en prestaciones por desempleo alcanzó los 24.957 millones de euros, frente a los 29.429 millones previstos en presupuestos. “Este ahorro que se debería haber utilizado para proteger a los desempleados se destinará a reducir el déficit. No es aceptable que habiendo un excedente presupuestario, cada vez sea mayor el número de personas sin protección y que ésta sea de peor calidad”, ha subrayado CC.OO.

El sindicato ha señalado que el gasto no se ha reducido porque haya bajado el paro, sino porque cada vez se quedan más desempleados fuera del sistema de protección y se reduce la cuantía de las prestaciones.