El Banco de España mantiene sus previsiones, pero alerta ahora de riesgos a la baja para el crecimiento

Banco de España

Banco de España. | Plaza Financiera

El Banco de España mantiene que el PIB crecerá un 2,8% este año y un 2,7% en 2016, aunque ahora ve ciertos riesgos a la baja para el crecimiento que antes no veía, según consta en el informe sobre la estabilidad financiera publicado este miércoles.

En el boletín económico del mes de marzo, en el que el supervisor actualizó sus previsiones económicas, aseguraba que los riesgos de desviación respecto al escenario central se habían tornado “ligeramente al alza”, aunque las incertidumbres no se habían disipado.

Dos meses después, en cambio, afirma que a medio plazo se prevé una prolongación de la pauta expansiva del crecimiento, aunque avisa de que las perspectivas no están exentas de “riesgos a la baja” sobre el crecimiento, ligados tanto a factores externos como internos.

En marzo, el Banco de España señalaba que la “ligera aceleración” de la actividad experimentada en el primer trimestre se produjo en un contexto en el que mejoró el entorno exterior y en el que se fortalecieron algunos factores que estaban impulsando el gasto interno.

Entre estos factores, el supervisor citaba las condiciones de financiación tras el anuncio y posterior puesta en marcha de la ampliación del programa de activos por parte del BCE, la depreciación del tipo de cambio del euro y la reducción del precio del petróleo.

Según el Banco de España, la composición del crecimiento en el primer trimestre no habría experimentado cambios sustanciales, puesto que la demanda interna siguió aportando crecimiento, aunque la externa podría haber ejercido una aportación “muy reducida o incluso negativa” al crecimiento intertrimestral del PIB.

En cuanto al empleo, el Banco de España aseguraba que esta variable habría mantenido su elevado dinamismo en el primer trimestre y podría crecer un 0,7% en tasa intertrimestral, ritmo similar al del trimestre precedente. De hecho, en todas las ramas, con excepción de la agricultura, observa una aceleración en el ritmo de creación de empleo.

En el boletín de abril, conocido la semana pasada, el organismo emisor volvía a constatar que en los tres primeros meses del año se mantuvo el dinamismo en el consumo privado, la inversión empresarial y el empleo, que siguieron mostrando un “comportamiento favorable”.