También en el sector industrial español las Pymes son la norma general

Industria del metal   Ocho de cada diez empresas del sector industrial español tiene menos de una decena de empleados y este tamaño frena la competitividad, frente a una media de 38 empleados con los que cuenta Irlanda, los 35 de Alemania o los 21 del Reino Unido, cuando la media europea es de 17.

Así lo pone de manifiesto un informe el informe ‘Propuestas para la reindustrialización en España’ elaborado por Deloitte en colaboración con IESE Business School y APD, que subraya que existe una oportunidad para generar riqueza en España a través de la reindustrialización competitiva de la economía.

Según el informe, a lo largo de la historia y de forma más acuciada en el periodo de crisis económica, la industria en España ha visto limitada su capacidad para competir frente a sus vecinos europeos debido principalmente a tres factores: el reducido tamaño de las empresas, la limitada productividad del trabajo y la insuficiente inversión en I+D.

En España, el gasto en I+D, como porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB), supone un 1,3%, del que sólo el 53% está financiado por las propias empresas. Estas cifras contrastan notablemente con las que presenta Alemania, donde la inversión en I+D representa el 3% del PIB, del que el 78% es financiación de las empresas, mientras que en Francia también las empresas asumen el 65% de la inversión en I+D.

Si se compara España con los países más competitivos del mundo, se observa que el sector industrial pesa un 22% menos, lo que incide en que ocupe el puesto 35 en el ranking de competitividad global y el 19 en el de competitividad industrial.

En línea con los pasos que la Administración Pública está dando para fortalecer la competitividad de la industria española, con la meta de alcanzar un peso en el PIB del 20%, la propia empresa privada debe impulsar también este proceso.

En este sentido, según Deloitte, las empresas deben acometer de manera urgente una reflexión sobre el papel que deben asumir, dónde quieren competir y cómo pueden alcanzar el éxito en el proceso de reindustrialización.

El estudio de Deloitte plantea que para la creación de una industria más competitiva en España es necesario un nuevo enfoque que venga de la mano de la empresa potenciando, además, la formación dual para mejorar la productividad por empleado y paliar el paro juvenil.

Las empresas, concluye el estudio, deben actuar de forma proactiva y localizar espacios para la colaboración y la cooperación entre aquéllas que compiten en los mismos sectores, apoyándose en las posibilidades que aportan las nuevas tecnologías.