Los ingresos tributarios crecerán un 6,2% en 2016, hasta los 193.520 millones

2016   Los ingresos tributarios totales en 2016 ascenderán a 193.520 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,2% respecto al avance de liquidación de 2015, o lo que es lo mismo, la recaudación por impuestos se elevará en 11.264 millones de euros, de acuerdo con el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2016.

El Gobierno explica que este incremento previsto de los ingresos tributarios supera en dos puntos porcentuales al estimado para 2015, por tres razones: el crecimiento de las macromagnitudes en términos nominales superará al de 2015, el coste en términos de recaudación de la reforma de la imposición directa será menor en 2016 que en 2015 y la devolución del céntimo sanitario será ya de una cuantía menor.

Así, los ingresos previstos por IRPF en 2016 alcanzarán 75.432 millones de euros, con un incremento del 5,5% en relación al cierre estimado para 2015. El principal impulso a este crecimiento vendrá del aumento de las rentas salariales. En concreto, el empleo asalariado crecerá a una tasa promedia del 3%, igual a la de 2015, pero la remuneración por asalariados crecerá a un ritmo de casi un 0,9% superior, para situarse en un 1,4%.

Por su parte, los ingresos previstos por el Impuesto sobre Sociedades para 2016 sumarán 24.868 millones de euros, lo que representa un aumento del 10% respecto al avance de liquidación de 2015, debido a la evolución favorable esperada del beneficio de las empresas, a la ampliación de la base imponible del tributos por las medidas adoptadas.

Asimismo, se prevén unos ingresos por el IVA de 62.663 millones de euros, un 4,6% más, es decir, 2.743 millones de euros por encima de la recaudación esperada para este año, ya que la ligera desaceleración esperada del consumo se verá, más que compensada, por la aceleración de los precios y el gasto en compra de vivienda.

En 2016 los ingresos por Impuestos Especiales será de 20.053 millones de euros, un 4,8% más (924 millones adicionales). La mayor parte de este aumento proviene del Impuesto sobre Hidrocarburos, que subirá un 7,5%, por la progresiva disminución de las devoluciones por el conocido como ‘céntimo sanitario’ y por el aumento del consumo esperado de carburantes y gas natural, en un entorno de crecimiento de la actividad productiva y del consumo.

En la misma línea, se prevén incrementos de la recaudación del 3,7% en el Impuesto sobre el Alcohol y Bebidas derivadas, y del 1,2% del Impuesto sobre las Labores del Tabaco.