vivienda   El precio de la vivienda nueva en España subió un 1,8% en el primer semestre del año, primera subida semestral desde 2007, y acumula un ascenso del 1,4% durante el último año, según un estudio de Sociedad de Tasación, que ha precisado que, desde su techo máximo, los precios han bajado un 38,7% y se sitúan a niveles de mayo de 2002.

Así, el precio de la vivienda nueva de tipo medio en las capitales de provincia se situó en 2.030 euros por metro cuadrado construido, lo que supone 182.700 euros para una vivienda de 90 metros cuadrados.

De esta forma se invierte la tendencia descendente observada durante 2014, cuando se registró una caída del 0,4% en el segundo semestre y del 1,8% en el primero.

Por comunidades autónomas, diez de ellas registraron subidas semestrales en el precio de la vivienda nueva hasta junio, especialmente Madrid (+4,2%) y Cataluña (+3%). Por el contrario, las mayores disminuciones se localizaron en País Vasco (-1,1%), Aragón (-1%) y Murcia (-1%).

Por otro lado, las capitales más caras siguen siendo San Sebastián (3.291 euros por metro cuadrado) y Barcelona (3.255 euros), frente a Cáceres, que es la más económica, con 1.116 euros por metro cuadrado.

La recuperación del sector está más cerca

Entre las conclusiones, el informe apunta que la situación del sector ha experimentado una “mejora apreciable, que no es uniforme”, ya que si en la mayor parte de las poblaciones se ha detenido la caída del precio de la vivienda, esto no ha ocurrido en todas.

Por otro lado, Sociedad de Tasación observa una mejora en las condiciones para la obtención del crédito hipotecario, aunque todavía en fase incipiente. Concretamente, alrededor del 30% de las transacciones realizadas por particulares en el primer semestre se ha formalizado sin necesidad de financiación, al tiempo que se observa el progresivo retorno de la financiación al mercado, aunque a menudo “con condiciones colaterales poco asequibles para buena parte de los clientes potenciales”, según Sociedad de Tasación.

En estas circunstancias, Sociedad de Tasación se limita a señalar que “la posibilidad de la recuperación del sector parece más cercana”. Y es que, por otro lado, la entidad señala que “la tasa de paro y la calidad del empleo generado todavía no favorecen una reactivación consistente del mercado inmobiliario”.

En esta foto fija, el informe apunta que la actividad productiva de vivienda nueva continúa en niveles “muy bajos” en relación a los que se consideran adecuados para las necesidades de la población, aunque se aprecia la reanudación de obras largo tiempo paralizadas, así como el inicio de trabajos en solares vacantes.

Las Socimi, al alza

Por otro lado, Sociedad de Tasación señala que las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi) empiezan a adquirir un papel de “cierta relevancia” en el sector, en el que ha aumentado “sensiblemente”, prosigue diciendo, el volumen de transacciones respecto a períodos inmediatamente anteriores. Sociedad de Tasación también aprecia la intervención de fondos, principalmente extranjeros, y de compradores individuales.

Así pues, la entidad presidida por Juan Fernández-Aceytuno señala que, “a pesar de las señales de recuperación observadas en algunos enclaves, será necesario poner atención en algunos aspectos que pueden dar pautas más precisas sobre la posible evolución del sector”.

Entre estos aspectos, el informe menciona la competencia entre entidades de crédito para la captación de hipotecas, que espera que sea un estímulo para la recuperación de la demanda, la progresión del mercado del alquiler, la incertidumbre derivada de la formación de los nuevos ayuntamientos y la estabilidad económica del país.