Con un pago al FMI el 9 de abril, en Grecia “todavía queda mucho trabajo por hacer”

Christine Lagarde

Christine Lagarde | International Monetary Fund

El grupo de trabajo del Eurogrupo, que reúne a los responsables del Tesoro de los 19 Estados miembros, ha analizado este miércoles la situación en Grecia y ha concluido que “todavía queda mucho trabajo por hacer” en el plan de reformas presentado por Atenas para desbloquear un tramo de ayuda urgente del rescate, según han informado a Europa Press fuentes europeas.

Los expertos de la troika (formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y las autoridades helenas seguirán negociando el plan durante los próximos días en Bruselas y en Atenas pese a la pausa por las vacaciones de Semana Santa, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Pero de momento sigue sin haber fecha para un Eurogrupo extraordinario, que es el que debe aprobar el pago del último tramo de 7.200 millones de euros del rescate, o al menos una parte del mismo, y ello pese a los crecientes problemas de liquidez de Grecia.

Atenas debe pagar alrededor de 420 millones de euros al FMI el próximo 9 de abril y según algunas informaciones, que han sido desmentidas por el Gobierno heleno, habría amenazado con no abonar el vencimiento si no recibe antes ayuda de la UE.

El próximo grupo de trabajo del Eurogrupo está previsto para el 8 de abril y de momento la siguiente reunión de los ministros de Economía de la eurozona que figura en el calendario es la del 24 de abril en Riga. Pero Grecia todavía espera alcanzar un acuerdo con sus acreedores la semana que viene.

El Gobierno de Syriza presentó el viernes su plan de reformas, que no ha convencido a la troika ya que después de cuatro días de intensas negociaciones no se alcanzó un acuerdo. Por ello, Atenas ha puesto este miércoles sobre la mesa una nueva versión de esta lista, en un documento mucho más detallado de 26 páginas en el que ha estimado que las medidas podrían generar 6.000 millones de euros este año, según informa el diario ‘Financial Times‘.

En este documento, Grecia sitúa sus necesidades de financiación para este año en 19.000 millones de euros.

La mayor parte de los ingresos adicionales que prevé recaudar el Gobierno de Syriza se basan en planes para combatir la evasión y el fraude fiscal. Estos incluyen 875 millones por auditorías de transferencias bancarias ‘offshore’ y 600 millones de un nuevo sistema de lotería cuyo objetivo es incitar a los consumidores a pedir recibos de IVA.

No obstante, el nuevo plan no incluye ninguna iniciativa en áreas que la troika considera prioritarias, en particular la reforma de las pensiones y una mayor liberalización del mercado laboral. Es más, la lista griega parece revertir alguna de estas medidas, ya que incluye 1.100 millones de euros de gasto adicional este año y más de la mitad de este dinero se destinará a reponer una paga extra para los pensionistas con ingresos más bajos.

El nuevo Gobierno de Syriza se compromete a no paralizar las privatizaciones ya en marcha y anuncia que el resto las analizará caso por caso, y que prevé unos ingresos por este capítulo de 1.500 millones de euros este año, en lugar de los 2.200 millones previstos en el acuerdo del rescate.