El abogado general del TJUE se pronunciará sobre la legalidad del programa de compras ilimitadas del BCE

Gran sala del Tribunal de Justicia de laUnión Europea

Tribunal de Justicia de la Unión Europea

El abogado general del Tribunal de Justicia (TJUE), Pedro Cruz Villalón, publicará el próximo miércoles 14 de enero su dictamen sobre la legalidad del programa de compras ilimitadas de deuda pública (OMT, por sus siglas en inglés) que anunció el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en verano de 2012 y al que se atribuye haber puesto fin a la crisis que amenazaba la existencia del euro.

El dictamen del abogado general responde a una cuestión planteada por el Tribunal Constitucional de Alemania. Los jueces alemanes pusieron en duda que este programa se ajuste a los Tratados, pero decidieron por primera vez en la historia elevar el caso al Tribunal de Justicia de la UE. La opinión del abogado general no es vinculante, aunque los jueces de Luxemburgo siguen sus recomendaciones en el 80% de los casos. La sentencia final se conocerá en los próximos meses.

En todo caso, el dictamen de Cruz Villalón se hará público justo cuando el BCE prepara otro programa de compra de deuda pública para combatir los riesgos derivados de la baja inflación. Este plan choca de nuevo con la oposición del Bundesbank alemán. También coincide con nuevas especulaciones sobre la salida de Grecia del euro tras las elecciones del 25 de enero.

El Tribunal Constitucional alemán pregunta en concreto al TJUE si el programa de compra ilimitada de deuda, que nunca se ha puesto en marcha, excede el mandato del BCE en materia de política monetaria, usurpa competencias de los Estados miembros e infringe la prohibición de financiación monetaria de los Estados miembros impuesta por los Tratados.

“Dentro de nuestro mandato, el BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente”, dijo Draghi durante un discurso en Londres el 26 de julio de 2012 al anunciar este programa de compra ilimitada de deuda. Sus palabras lograron calmar a los mercados y empezar a reducir las primas de riesgo de países como España o Italia, que estaban marcando máximos.