El Bundesbank pide una solución europea sobre el tratamiento fiscal de la deuda pública si no hay acuerdo global

Jens Weidmann

Jens Weidmann | Bankenverband Bundesverband deutscher Banken

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha reclamado avanzar en una “solución europea” sobre cómo debe tratarse el riesgo de la deuda soberana si no se llega a ningún acuerdo en las conversaciones que actualmente se mantienen a nivel global en el Comité de Basilea.

“En la actualidad, la propuesta de acabar con el tratamiento preferencial de la deuda soberana está siendo abordado de la misma manera que el ejercicio físico. Todo el mundo está de acuerdo de que es bueno en teoría, pero en la práctica es muy difícil levantarse del sofá”, afirmó el banquero alemán en una conferencia en Fráncfort.

El presidente del Bundesbank valoró positivamente, sin embargo, que esta cuestión se esté debatiendo en el seno del Comité de Basilea, pero advirtió de que “si no se llega a un acuerdo, necesitamos avanzar hacia una solución europea”.

En contraste con otras jurisdicciones, el Eurosistema tiene buenas razones para prohibir actuar como prestamista de último recurso, apuntó Weidmann. “El perfil de riesgo de la deuda soberana de la eurozona es por tanto diferente”, añadió.

Asimismo, el banquero germano subrayó la necesidad de garantizar que todos los actores asuman la responsabilidad correspondiente por sus decisiones, para lo que considera de especial relevancia discutir los privilegios fiscales de la deuda.

“Es nuestro trabajo garantizar que el tratamiento regulatorio de la deuda no aumenta los incentivos que pueden hacer peligrar la estabilidad financiera”, apuntó.

Los economistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) estiman que la supresión del tratamiento fiscal privilegiado de la deuda aumentaría el capital promedio no ponderado de los bancos entre 2,2 y 4,2 puntos porcentuales, recordó el presidente del Bundesbank.

“Acabar con el tratamiento fiscal privilegiado de la deuda, por tanto, podría proporcionar un beneficio importante para la estabilidad financiera”, apostilló Weidmann.