El Eurogrupo celebrará reunión extraordinaria sobre Grecia el 11 de febrero, la víspera del Consejo Europeo

Reunión del Eurogrupo

Reunión del Eurogrupo | EU Council Eurozone

Los ministros de Economía de la eurozona celebrarán una reunión extraordinaria consagrada a la situación en Grecia el próximo miércoles 11 de febrero, justo un día antes de la reunión informal de jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho prevista para el 12 de febrero, según han informado fuentes europeas.

El objetivo del Eurogrupo extraordinario es precisamente preparar esta cumbre, la primera a la que asistirá el nuevo primer ministro heleno, Alexis Tsipras, y llevar a cabo una “primera ronda” de negociaciones con el nuevo Gobierno griego sobre las cuestiones relacionadas con el rescate y la deuda, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Será el primer Eurogrupo al que asista el nuevo ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, que ya se reunió con su presidente, Jeroen Dijsselbloem, el pasado viernes en Atenas y está realizando una gira por las principales capitales europeas para explicar las demandas del Gobierno de SYRIZA sobre la deuda y el rescate.

Varoufakis ya ha visitado Londres, París y Roma y se reunirá este miércoles en Fráncfort con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Dragui, y el jueves en Berlín con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. Por su parte, Tsipras visitará este miércoles Bruselas por primera vez desde que es primer ministro y se reunirá con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y con el del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Juncker tiene previsto transmitir a Tsipras que está dispuesto a realizar “adaptaciones” en la política de la UE hacia Grecia, pero que no va a “cambiarlo todo” por la victoria electoral de SYRIZA, que defiende poner fin a la austeridad y renegociar la deuda.

“Evidentemente, debemos tener en cuenta la expresión democrática y el sufragio universal del pueblo helénico. Pero es necesario también que los que han ganado las elecciones en Grecia tomen en consideración las convicciones y las formas de actuar de los otros”, ha afirmado Juncker este martes.

“Sí, será necesario que adaptemos algunas de nuestras políticas, pero no vamos a cambiarlo todo porque ha habido un resultado electoral que gusta a unos y disgusta a otros”, ha resaltado el presidente de la Comisión. “Corrijamos los errores de recorrido que hemos tenido, pero no anulemos nuestras políticas sustituyendo lo que hemos hecho por exactamente lo contrario. Así iríamos directos contra el muro”, ha agregado.