Juncker dice que las negociaciones con Grecia se han normalizado y ve posible un acuerdo

Jean-Claude Juncker

Jean-Claude Juncker | European Parliament

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dicho este miércoles que las negociaciones entre el nuevo Gobierno griego de Syriza y sus acreedores se han normalizado después de estar bloqueadas durante semanas tras la minicumbre celebrada la semana pasada y ha expresado su confianza en encontrar una “solución” para desbloquear un nuevo tramo de asistencia financiera.

Juncker habló el martes por la noche con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que le confirmó que presentará el nuevo plan completo de reformas que le pide la UE “a finales de esta semana o principios de la que viene”, según ha explicado en una comparecencia ante la Eurocámara para informar de los resultados del Consejo Europeo de la semana pasada.

“Tengo que reconocer que en las últimas semanas era muy pesimista porque no había ningún tipo de progreso, pero ahora hemos vuelto a un proceso normal y creo que llegaremos a una conclusión que sea favorable tanto para Grecia como para la UE”, ha dicho el político luxemburgués.

Una vez enviado al Eurogrupo el plan de reformas de Grecia será examinado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional a nivel técnico en Atenas y a nivel político en Bruselas, según ha relatado Juncker. “Tras la evaluación que hagan las tres instituciones, el Eurogrupo será el responsable de reflexionar sobre él para permitirnos avanzar de la mejor forma posible”, ha agregado.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha justificado su decisión de convocar a petición de Tsipras una minicumbre en la que sólo participaron la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, y los presidentes de la Comisión, el Banco Central Europeo y el Eurogrupo.

“El objetivo de la reunión era muy simple, reconstruir la confianza mutua y evitar malentendidos y creo que tuvimos éxito”, ha alegado Tusk, que espera que “esto despeje el camino para una solución”. Ante las dudas que el formato de la minicumbre provocó entre los líderes que no fueron invitados, el político polaco ha explicado que propuso celebrar de inmediato una cumbre del Eurogrupo pero que los jefes de Estado y de Gobierno no quisieron.