La actividad empresarial de la eurozona marca su crecimiento más lento en más de un año

Euro en la Unión EuropeaLa actividad del sector privado de la zona euro ha mejorado ligeramente en diciembre su ritmo de expansión, según refleja el indicador compuesto PMI, que se situó en 51,4 puntos en comparación con los 51,1 del mes anterior, pero esto no evita que registre en el cuarto trimestre de 2014 el crecimiento más lento en más de un año.

El dato definitivo del indicador de diciembre es inferior en tres décimas a la estimación de 51,7 puntos publicada a mediados de mes, mientras que la lectura para el cuarto trimestre (51,5 puntos) fue la pero desde el tercer trimestre de 2013.

Según estas cifras, la actividad económica de la zona euro aumentó por decimoctavo mes consecutivo en diciembre, y el último dato del PMI señala un ritmo leve de crecimiento al final del año. Sin embargo, el ritmo de expansión se mantuvo entre los más débiles registrados en el último año y medio.

La leve aceleración del crecimiento de la actividad en diciembre se explica por el empeoramiento de la situación en el sector servicios, cuyo índice PMI ha subido desde 51,1 puntos hasta 51,6, mientras que las manufacturas aumentaron a 50,6 puntos, frente a los 50,1 de octubre.

La ligera mejora del ritmo de crecimiento en diciembre se centró en el sector servicios, donde la actividad comercial aumentó a un ritmo más rápido. La producción manufacturera también siguió aumentando, pero a su ritmo menos marcado durante la secuencia actual de año y medio de expansión.

El economista jefe de Markit, Chris Williamson, destacó que la eurozona cerró 2014 con su “peor trimestre desde hace más de un año”. En su opinión, el hecho de que el crecimiento haya repuntado ligeramente en diciembre, en vez de ralentizarse aún más, es un consuelo, pero añadió que la lectura del PMI fue la segunda más baja desde hace diecisiete meses, señalando otro resultado “decepcionantemente mediocre”.

En este contexto, mantuvo que parece que el PIB va a aumentar “sólo un 0,1%” en el cuarto trimestre. “La zona euro recordará el 2014 como un año en el que se evitó una recesión por un muy estrecho margen, pero la debilidad de los datos del estudio sugiere que no hay garantía de que no se manifieste una nueva recesión en 2015”, advirtió.

Francia e Italia, motivos de preocupación

En el análisis por países, Williamson destacó que los continuos descensos observados en Francia e Italia son “causas de mayor consternación”, junto con el fluctuante comportamiento observado en Alemania.

Asimismo, apuntó que cualquier signo de recuperación, especialmente en Irlanda y en España, que han registrado sus mejores resultados desde el inicio de la crisis financiera mundial, está “en peligro de extinguirse” debido a la propagación del malestar de las mayores economías de la región, “a menos que la confianza empresarial y del consumidor se reactive”.

Por otro lado, indicó que la debilidad del índice PMI en diciembre fortalecerá las presiones para que el Banco Central Europeo (BCE) ponga en marcha tan pronto como sea posible unos estímulos más agresivos, incluyendo la flexibilización cuantitativa a gran escala.

Sin embargo, agregó que, dado que unos precios más bajos del petróleo están reduciendo los costes de las empresas y reactivando el consumo, el panorama ha mejorado, y los responsables de las políticas monetarias pueden optar por esperar y ver si la tasa de crecimiento sigue recuperándose antes de tomar firmes decisiones sobre si se necesita adoptar tales medidas controvertidas“.