Valls promete a Juncker que cumplirá los ajustes y reformas exigidos pero sólo si no dañan el crecimiento

Manuel Valls

Manuel Valls | Parti Socialiste

El primer ministro francés, Manuel Valls, se ha comprometido este miércoles ante el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a cumplir los ajustes presupuestarios y las reformas exigidas por la UE, pero siempre que no dañen el crecimiento.

El Ecofin aprobó la semana pasada, a propuesta del Ejecutivo comunitario, dar una nueva prórroga de dos años a Francia, hasta 2017, para reducir su déficit por debajo del 3% del PIB. A cambio, le exigió un recorte extra del 0,2% del déficit estructural este año, que el propio Valls ha cifrado en 4.000 millones de euros, y acelerar las reformas.

La prórroga ha sido criticada por el Banco Central Europeo, que la considera injustificada, y también Alemania y otros Estados miembros expresaron reservas.

“Mi mensaje ha sido muy claro. Francia está en movimiento y nadie interrumpirá el impulso de reformas que se ha iniciado”, ha asegurado Valls en una rueda de prensa conjunta con Juncker tras reunirse con el colegio de comisarios. “Estoy convencido de que Francia necesita estas reformas y que son en su interés. Por eso las hemos decidido de forma soberana”, ha proseguido.

“He explicado también al colegio que Francia cumplirá sus objetivos presupuestarios”, ha señalado el primer ministro galo, que ha sostenido que el plazo de 2017 “será respetado y se adoptarán todas las medidas para lograrlo”.

No obstante, Valls ha avisado de que será “extremadamente vigilante” para “no interrumpir el crecimiento que está volviendo a Francia y Europa”. “Cualquier nuevo esfuerzo que se tradujera en un debilitamiento del crecimiento no sería serio”, ha apuntado.

Por su parte, Juncker ha dicho que la reunión con Valls ha sido “franca”, “directa” y “útil”. “Teníamos que llamar la atención del primer ministro francés sobre la necesidad de que Francia volviera a ajustarse al Pacto (de Estabilidad). He adquirido la convicción de que esa es la voluntad del primer ministro y del presidente de la República”, ha apuntado.

El presidente de la Comisión ha insistido en que “todos los ahorros que la República puede hacer no perjudican al crecimiento”. “Hay ahorros no perniciosos para el crecimiento”, ha apuntado Juncker. Y ha señalado que todos los comisarios han tenido “palabras amigables” para Valls, en contra de lo que según ha dicho aparece en la prensa.