Los extranjeros elevaron un 20% su inversión en deuda española en 2014

Paquete de billetes de 50 euros. | Deutsche Bundesbank

Paquete de billetes de 50 euros. | Deutsche Bundesbank

Los extranjeros elevaron su inversión en deuda española un 20% en 2014 y sumaron 362.495 millones de euros, un nuevo máximo, mientras que los pequeños inversores huyeron de las bajas rentabilidades del Tesoro y registraron un descenso del 18% en el conjunto del año.

En concreto y según datos del Tesoro, la inversión extranjera en deuda aumentó en 64.356 millones el año pasado y alcanzó el 49,44% del total invertido. Los foráneos recuperaron el ritmo inversor en agosto de 2012, cuando volvieron a acudir a los mercados y retomaron el puesto de principal inversor en deuda que les había arrebatado la banca nacional.

Desde entonces y a lo largo de 2013 y 2014 han ido poco a poco elevando sus inversiones, salvo algunos ‘parones’ concretos, como el que coincidió con el rescate de Chipre o los registrados en los meses de verano. Exceptuando estos momentos, los inversores foráneos han ido invirtiendo cada vez más en deuda, con aumentos de incluso más de 20.000 millones en algunos meses.

El estancamiento europeo tampoco ha afectado mucho a las compras de los extranjeros, que han seguido viendo a España como un valor seguro y elevando sus tenencias de deuda a pesar de la baja rentabilidad que ha ofrecido el Tesoro por sus títulos.

De hecho, la rentabilidad de todas las letras y algunos bonos estaba ya por debajo del 1% a cierre de 2014 y llegó incluso a tocar tipos negativos en el mercado secundario en el caso de las letras a tres meses, el papel a más corto plazo que vende el Tesoro.

Actuamente, las letras y los bonos están en mínimos, con el interés de las referencias a tres y cinco años por debajo del 1% y la rentabilidad del papel a diez años en el 1,7%, en mínimos históricos.

Esta situación no ha afectado a los inversores extranjeros, que siguen confiando en España, mientras que los pequeños inversores, en cambio, han reducido sus compras de deuda a lo largo de 2014. De hecho, las personas físicas redujeron en 890 millones sus tenencias de deuda y sumaron 4.071 millones de euros, el 0,56% del total.

La banca, segundo gran inversor

Por su parte, la banca española, que sostuvo las inversiones del Tesoro los meses en que los extranjeros dejaron de comprar, cerro el año con un descenso de 6.106 millones de euros y 108.325 millones en deuda española, el 24,94% del total.

Tras la banca se situaron las entidades de seguros, con el 7,80% del total (57.050 millones) y las administraciones públicas, que redujeron sus compras en 7.688 millones el año pasado y acumularon el 7,25% del total. Por detrás quedaron los fondos de inversión, con el 4,54% (33.195 millones) y las empresas no financieras con el 2,35% (17.183 millones).

Los que menos deuda acumularon al cierre de 2014 fueron los fondos de pensiones, con el 2,21% (16.159 millones); otras instituciones financieras, con el 0,77% (5.643 millones) y las personas físicas, con el 0,56% (4.071 millones).