S&P eleva dos escalones el rating de Grecia tras el acuerdo para un tercer rescate

Standard & Poor's

Standard & Poor’s | Foto © JESSICA RINALDI / REUTERS

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) ha elevado dos escalones el rating de emisor a largo plazo de Grecia, desde ‘CCC-‘ a ‘CCC+’ con perspectiva ‘estable’, como consecuencia del acuerdo alcanzado por el Gobierno heleno con sus socios europeos para negociar un tercer rescate.

En un comunicado, S&P destaca que Grecia ha solicitado y recibido, en principio, el visto bueno del Eurogrupo para recibir un nuevo rescate de tres años a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE), lo que mejora las perspectivas de liquidez para el país heleno.

Asimismo, subraya que a esto se ha sumado una financiación puente de 7.160 millones de euros para los próximos tres meses, que el pasado 20 de julio empleó para afrontar los retrasos en la devolución de la ayuda al Fondo Monetario Intercional (FMI) y el Banco de Grecia y abonar los vencimientos del apoyo del Banco Central Europeo (BCE).

“En consecuencia, pensamos que la posibilidad de que Grecia abandone la eurozona ha descendido por debajo del 50% hasta 2018, el periodo que abarca nuestra previsión, aunque el riesgo de salida es todavía elevado si el Gobierno griego no implementa con éxito lo que parece ser un programa ambicioso”, añade.

En este contexto, añade que una quiebra de su deuda comercial “ya no es inevitable” en un plazo comprendido entre los próximos seis y doce meses, aunque incide en que la solvencia del país en los próximos años sigue dependiendo de unas condiciones económicas, financieras y empresariales favorables y de un alivio de la financiación de sus acreedores oficiales.

En opinión de Standard & Poor’s, los compromisos financieros de Grecia son “insostenibles” en el largo plazo, siempre y cuando los actuales préstamos con condiciones de los acreedores se sustituyan por financiación de mercado.

Por otro lado, la agencia prevé que la economía griega se contraiga un 3% este año, frente a la caída del 1,5% que esperaba en junio, lo que supone la mayor caída del PIB de los 129 países que califica tras las de Ucrania, Venezuela y Bielorrusia. Para 2016 ha recortado su previsión de un crecimiento del 2% a un estancamiento de la economía.

S&P considera que el cierre de los bancos ha lastrado el comercio minorista y el sector manufacturero y ha dañado las exportaciones, incluido el turismo. Además, subraya que en la economía griega predominan las operaciones en efectivo más que en otros países europeos y prevé un efecto negativo de la subida del IVA.

Respecto a la perspectiva ‘estable’ otorgada al rating, S&P explica que significa que en los próximos doce meses los riesgos para la calificación son “equilibrados”.