Vladimir Putin

Vladimir Putin | World Economic Forum Annual Meeting Davos

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) ha recortado en un escalón el rating de emisor a largo plazo en divisa extranjera de Rusia, desde ‘BBB-‘ a ‘BB+’, lo que lo sitúa en la categoría de grado de especulación, conocida como ‘bono basura’, debido al debilitamiento de la flexibilidad de su política monetaria y de sus perspectivas de crecimiento.

S&P, que también ha recortado desde ‘BBB’ a ‘BBB-‘ su rating como emisor en deuda nacional, explica que con esta decisión resuelve el proceso de revisión de la calificación para una posible rebaja iniciado el pasado 23 de diciembre.

“La rebaja refleja nuestra opinión de que la flexibilidad de la política monetaria de Rusia se ha vuelto más limitada y sus perspectivas de crecimiento económico se han debilitado”, explica la agencia en un comunicado.

En su opinión, el sistema financiero ruso se está debilitando y, por lo tanto, se está limitando la capacidad del Banco Central de Rusia de transmitir su política. Además, la economía está previsto que crezca un 0,5% anual en el periodo comprendido entre 2015 y 2018, frente a la anterior previsión del 2,4%.

Asimismo, Standard & Poor’s subraya que ve un “elevado riesgo” de que sus reservas fiscales y externas se deterioren debido a un aumento de las presiones externas y al cada vez mayor apoyo que presta el Gobierno a la economía.

Respecto a la perspectiva ‘negativa’ otorgada a sus ratings, S&P explica que esta decisión obedece a la posibilidad de que la flexibilidad de su política monetaria siga disminuyendo. Esto indica que podría bajar los ratings en los próximos doce meses si las reservas fiscales y externas se deterioran en los próximos doce meses más rápido de lo que espera actualmente.