Competencia critica la forma en que el Gobierno planea privatizar parcialmente Aena

Aeropuerto de Valencia

Aeropuerto de Valencia. | Aena

En su análisis sobre el sector aeroportuario en España y el proyecto de privatización de Aena impulsado por el Gobierno, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) pone sus reparos al modelo de gestión aeroportuaria actual y al que se prevé en la reforma que permitirá el ingreso de capital privado en el ente.

La CNMC también critica la estructura actual del ente aeroportuario. El caso español se configura como un modelo peculiar en el que hasta el momento Aena gestiona la totalidad de una red de 46 aeropuertos y helipuertos en España, con cerca de 200 millones de pasajeros anuales a través de un sistema de financiación de caja común en el que los aeropuertos rentables sufragan a los deficitarios, señala Competencia.

Asimismo, las principales decisiones sobre las variables relevantes (niveles de gasto e inversiones, fijación de tasas, servicios comerciales, etc.) se toman centralizadamente para todos los aeropuertos, limitando en gran medida la posible competencia entre infraestructuras aeroportuarias, que contribuirían a precios más eficientes, mayor calidad y mayores beneficios para los usuarios, puntualiza la CNMC en su informe.

“Todo ello conlleva una falta de tratamiento individualizado de cada aeropuerto, un desincentivo a la eficiencia económica, posibles subvenciones cruzadas y una menor correlación entre inversiones y tráfico”, según la CNMC.

El órgano de control no duda en proponer la gestión individual de los aeropuertos para favorecer su mejor adaptación a las presiones competitivas.

El modelo de entrada de capital privado “limita mucho los elementos competitivos con los que podrían contar las diferentes unidades aeroportuarias, al ofrecer poco margen para la competencia efectiva”, sostiene la CNMC. “Una reforma de mayor calado podría haber consistido en permitir una gestión más flexible de los aeropuertos, permitiéndole a cada uno adaptarse mejor a las presiones competitivas del mercado, provenientes de pasajeros, aerolíneas, y otros aeropuertos o modos de transporte, como el ferrocarril”, explica el organismo.

Para la CNMC el modelo de regulación económica-financiera propuesto por el Gobierno incentiva la sobreinversión (al asegurar una rentabilidad positiva incluso de las infraestructuras que no son rentables) y provoca rigideces en la gestión al mantener un sistema centralizado de tarifas que desincentiva además acuerdos personalizados.

Además, según señala el organismo, genera un elevado riesgo de déficit tarifario (al congelarse durante 11 años las tarifas) que puede derivar en excesivo endeudamiento, frente al sistema de caja doble se recomendaría un sistema híbrido en el que una parte de los ingresos comerciales se revirtiera vía menores tasas.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.