Goirigolzarri: “El ejemplo de Bankia es paradigmático de lo que supone salvar un banco”

José Ignacio Goirigolzarri

José Ignacio Goirigolzarri | Europa Press

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido que la nacionalización de la entidad es “un ejemplo paradigmático” de lo que supone salvar un banco, al tiempo que ha afirmado que dejarlo caer hubiese sido “mucho más costoso” y hubiera generado un efecto contagio sobre el resto del sector financiero de un “impacto incalculable”.

Goirigolzarri se manifiesta así en el estreno del nuevo blog de Bankia con el post ‘Somos un banco diferente’, a poco más de un mes de cumplirse el tercer aniversario de su nombramiento al frente de la entidad para sustituir a Rodrigo Rato.

“Si alguien cree que se hace para salvar a los banqueros, se equivoca”, afirma tajante el presidente de Bankia, quien recuerda que una de las primeras decisiones a su llegada fue la renovación íntegra del consejo de administración. “Si se piensa que se hace para proteger a los empleados, la dura reestructuración a la que ha sido sometida Bankia demuestra que también estos han tenido que hacer sacrificios”, agrega.

Goirigolzarri esgrime que los 17.959 millones de euros recibidos por el grupo BFA-Bankia protegieron a los depósitos de los clientes, que en el momento de la nacionalización tenían asegurado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) más de 60.000 millones.

Además, pone el énfasis en que la “mera” inyección de capital no aseguraba el futuro del banco. “Las ayudas para recapitalización son condición necesaria, pero no son suficientes para que entidad se convierta en viable”, asegura.

El presidente del banco nacionalizado defiende que los intereses de la matriz BFA, propiedad del Estado al 100%, se alinean con los de Bankia, de la que posee el 62%. “La recuperación de ayudas recibidas por BFA está totalmente ligada a la evolución de Bankia, al precio que tenga la acción”, sostiene.

En este sentido, recuerda que para elevar el valor de la participación de Estado resulta “clave” lograr que la acción de Bankia” valga más”. “Cuanto más valga Bankia, mejor para los contribuyentes. (…) Desear que a Bankia le vaya mal es desear que a los contribuyentes les vaya mal”, garantiza, al estimar que cada diez céntimos que sube la acción de Bankia, el Estado obtiene una revalorización de 714 millones.

“Y lo mismo sucede con los dividendos. Que Bankia pague dividendo es una gran noticia para los españoles”, añade. El consejo de la entidad ha propuesto a la junta que se celebrará el próximo 22 de abril el pago de un dividendo de 1,75 céntimos por acción, lo que supondrá una aportación adicional para el Estado de 126 millones.

“Crear valor para los accionistas será la manera de devolver las ayudas”, enfatiza. Goirigolzarri vuelve a comprometerse con “dejarse la piel” para convertir a Bankia en “el mejor banco de España”. Por último, se congratula de que en los últimos tres años, el equipo de Bankia ha logrado convertir a la entidad en “solución” y no en “problema” de la economía española.