La CNMV autoriza la OPA de Hispania sobre Realia y da una semana a Slim para lanzar su oferta

Carlos Slim

Americas Summit Carlos Slim Session | World Travel & Tourism Council

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha autorizado la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) que Hispania, socimi participada por George Soros, lanzó el pasado mes de diciembre por el 100% de Realia por un importe de 150,61 millones de euros.

De esta forma, Carlos Slim cuenta con un plazo de aproximadamente una semana para formalizar su anunciada ‘contra OPA’ por la inmobiliaria, de la que además comprará el 24,9% el capital propiedad de Bankia.

El magnate mexicano anunció el pasado 4 de marzo un acuerdo con la entidad financiera para tomar dicha participación y posteriormente lanzar una OPA por el resto del capital de la compañía.

No obstante, dado que su oferta plantea un mayor precio por acción que la de Hispania, tiene consideración de OPA competidora y debe así formularse en los plazos establecidos en la legislación para este tipo de ofertas.

En concreto, la actual Ley de OPAs dice que las ofertas competidoras deben “ser presentadas en cualquier momento desde la presentación de la oferta inicial y hasta el quinto día natural anterior a la finalización de su plazo de aceptación”.

Dado que, una vez autorizada, la CNMV fijará ahora el preceptivo plazo de quince días para que los socios de Realia se pronuncien sobre la OPA de Hispania, Slim cuenta hasta cinco días antes de la conclusión de ese plazo de treinta días para formalizar su OPA.

Por debajo del precio del mercado

En su OPA, Hispania ofrece 0,49 euros por cada título de Realia, un precio que, tal como indica la socimi en su folleto, y remarca la CNMV, “no tiene la consideración de precio equitativo” conforme a lo dispuesto en la legislación.

De su lado, la oferta del empresario mexicano es de 0,58 euros por acción, un precio un 18% superior al de la socimi participada por George Soros.

No obstante, ambas propuestas están muy por debajo del precio del mercado de la inmobiliaria, que cerró la sesión de Bolsa de este miércoles a 0,720 euros por título, una cotización un 24,1% por encima del precio propuesto por Slim y es un 47% superior al planteado por Hispania.

No obstante, Hispania presentó formalmente su OPA tras alcanzar un acuerdo los tres fondos (Fortress, King Street y Goldman Sachs) que actualmente ostentan 790 millones de euros de deuda de Realia. Se trata de la deuda vinculada a su residual negocio promotor, que constituye el grueso del pasivo de unos 1.000 millones de euros que suma la empresa.

Con este acuerdo, Hispania se aseguró uno de los dos aspectos al que condicionó la oferta. El segundo pasa por que la OPA logre una aceptación de al menos el 55% del capital de la inmobiliaria.

Esta segunda condición se complicó, tanto por el acuerdo de Slim de comprar el 24,9% de Bankia como por la decisión del primer accionista de la inmobiliaria, FCC, de no vender su 36,8% de la inmobiliaria.

De hecho, FCC anunció su decisión de suspender la venta de su participación en Realia, después de que Slim se convirtiera en primer accionista del grupo constructor y se mostrara interesado por la inmobiliaria.

Se da así la circunstancia de que Carlos Slim ya es accionista indirecto de Realia. De hecho, el magnate mexicano cuenta con un representante en el consejo de administración de esta compañía.

Convertir Realia en Socimi

Los planes de Hispania para Realia tras la OPA pasan por convertir a la inmobiliaria en una sociedad cotizada (socimi), que siga cotizando en Bolsa y de la que la firma participada por Soros figuraría como primer socio estable de referencia con una participación de hasta el 58% de su capital.

Realia cuenta con una división de patrimonio en renta que suma unos 419.000 metros cuadrados, valorada en unos 1.850 millones de euros, e integrada por edificios de oficinas y varios centros comerciales, entre los que sobresale una de las Torres Kio de Plaza de Castilla de Madrid.

No obstante, la compañía aún cuenta con un residual negocio de promoción de vivienda y suelo, que comprende una cartera de 1,87 millones de metros cuadrados de suelo y un ‘stock’ de unos 655 pisos.