La pericia ordenada por la Audiencia Nacional cuestiona la salida a bolsa de Bankia

Rodrigo Rato en la salida a bolsa de la entidad bancaria. | Bankia

Rodrigo Rato en la salida a bolsa de la entidad bancaria. | Bankia

La pericia contable ordenada por la Audiencia Nacional ha dejado un manto de dudas sobre la salida a bolsa de Bankia. Los dos peritos del Banco de España han determinado que los datos financieros de la cuarta entidad financiera del país que aparecían en el folleto de emisión “no expresaban la imagen fiel” del banco.

Según la pericia, cuando Bankia sale a bolsa había un deterioro en la calidad de los activos y créditos relacionados con el ladrillo que no aparecían como tales en las cuentas a las que tuvieron acceso los inversores. Y añaden que sobre ese deterioro “no puede alegarse desconocimiento”.

Los peritos también critican cómo se fijó el precio por acción para la salida. “La fijación de precio de la salida a Bolsa no fue un modelo de concurrencia, pues se realizó en base a las ofertas de 29 grupos económicos, algunos incluso con relaciones de dependencia respecto al grupo BFA” (matriz de Bankia, asegura el informe.

En opinión de los expertos contables había órdenes de compra que en su momento aportaron lo suyo para cubrir el tramo institucional que eran “inexplicables”. Existían “riesgos refinanciados” además de “retrasos generalizados”.

Según expertos en derecho este informe pericial podría abrir la puerta a una serie de demandas por parte de los inversores, algo que ya sucedió con NCG Banco.

Se espera también que la ratificación de los peritos en sede judicial, que tendrá lugar en la primera quincena de enero, derive en nuevas acusaciones. Por su parte los inversores afectados deben apurarse en caso de decidir iniciar una acción en el fuero civil ya que a los cuatros años prescribe el asunto.

Esos potenciales juicios los acabarían pagando los contribuyentes, dado que Bankia pertenece al Grupo BFA. Y el 100% de esa matriz lo tiene Fondo de Reestructuración Bancaria (Frob).

Las irregularidades incluyen el período de Rodrigo Rato como el de José Ignacio Goirigolzarri. Los inspectores del Banco de España, en su carácter de auxiliares del juez, sostienen que, para salir a Bolsa, Rato permitió que se inflara artificialmente en 544,50 millones los recursos propios y el patrimonio neto. También se lo acusa de que, un año después, falseó las cifras obviando unas pérdidas de 2.083 millones.

A Goirigolzarri se le acusa de haber ocultado en el balance publicado a finales de mayo de 2012 unas pérdidas de 1.192 millones. Aquí la estrategia habría sido obviar calificar como “dudosos por morosidad” unos créditos de elevado riesgo.

El propio Rato ha querido aclarar, en una entrevista por radio, que “no ha habido ningún engaño y, además, las circunstancias lo hacían imposible”, en referencia al control del Banco de España.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.